sábado, 29 de junio de 2019

LIBROS: TOM WAITS, EL AULLIDO DE LA NOCHE




El aficionado a la música que gusta de profundizar en los referentes, en las influencias, en las vivencias, y hasta en las manías de sus artistas favoritos; siempre había vivido un tanto angustiado ante la figura de Tom Waits. A lo largo de los años un aura de misterio y confusión ha rodeado al personaje. La falta de datos y créditos por su parte, además de la infinidad de noticias falsas, las exageraciones y un deseo de, al mismo tiempo proteger a la persona del personaje, además de dotar de un aire romántico y misterioso al personaje Tom Waits; han hecho que no abunden las obras que traten en profundidad su arte y su vida. El nuevo libro de Isabel y Miguel López intenta poner remedio a ésta angustia vital del melómano fan de Tom Waits.

Tom Waits, el aullido de la noche, viene publicado por la editorial La linterna sorda, con un excelente prólogo a cargo del gran Jesús Ordovás. En sus 240 páginas se acomete la imposible tarea de poner orden a los datos biográficos y a comentar cada disco, colaboración con otros artistas, o incluso sus incursiones teatrales y cinematográficas. Es sorprendente que los autores salgan vencedores de esta lucha titánica contra la desinformación promovida por el propio Waits. Mención aparte para las traducciones de algunas de las letras más complejas del autor, que nos ayudan mucho a comprender un poco más al personaje.

Tras casi medio siglo de canciones plagadas de trenes, vagabundos, prostitutas, alcohólicos, y fracasados. Los autores nos hacen comprender mejor al autor, y a las temáticas que aborda en su compleja obra. Si eres fan de Tom Waits este será tu libro favorito del año. Acompañar su lectura con la música del genio en el orden en el que va apareciendo produce una sensación de placer sensorial maravillosa, y sobretodo contribuye a entender un poco más a ese enigma llamado Tom Waits.

Sólo he tenido la oportunidad de ver en directo una vez a Tom Waits, fue el 15 de Julio de 2008, el que tenga curiosidad puede encontrar la crónica en este blog. Fue casi un milagro poder acudir a aquel concierto y sin duda fue uno de los conciertos de mi vida. El precioso libro de Miguel e Isabel López es casi un milagro también, hay que tener mucho valor para encarar una obra de esta complejidad y salir airosos.

Libro imprescindible que queda estupendamente en la estantería junto a otros libros suyos anteriores como Viaje a Caledonia, sobre la vida y obra de Van Morrison; Los Coppola, una familia de cine e Imposible vivir así. The last Waltz, sobre The Band.




Viendo las imágenes y las crónicas sobre las presentaciones que se han venido haciendo sobre el libro, sólo nos queda esperar a que se pueda realizar alguna en Barcelona, aparte de pasar seguro un buen rato, nos brindaría la ocasión para saludar efusivamente a los autores, lo merecen, son unos héroes.

Mr. Sheep


Más info en la web de la editorial
Más info en el Facebook del libro 

martes, 25 de junio de 2019

AZKENA ROCK FESTIVAL. VITORIA. 21-22/06/19



El equipo de bcnenconcierto.blogspot.com acudió un año más al mejor festival del país, para constatar que el Azkena goza de buena salud, y tiene cuerda, y público, para rato.

La plaza de la virgen Blanca nos recibió el Viernes con el Soul y el vozarrón de Tami Neilson. Estuvo bien, nos hizo bailar con su Rockabilly, Soul y Country. Pero, creo que le faltó un poco de chispa, su concierto del año pasado en la barcelonesa sala Rocksound estuvo bastante mejor. Entramos al recinto de Mendizabala cuando empezaba el concierto de los australianos The Living End, y nos sorprendieron gratamente con esa mezcla de Punk, Rock y Rockabilly tan particular. Muchas ganas, mucha actitud y un concierto que fue bajando en intensidad a medida que pasaban los minutos. Sonaron temas como Death of american dream, End of the world, Til the end o Prisoner of society, y nos hicieron pasar un buen rato. Solo vi un par de temas de esa super banda que han formado Geezer Butler, Matt Sorum, Steve Stevens y Frankie Pérez. La verdad es que sonaron muy bien y salieron a gustar desde el minuto uno, pero preferí acercarme a ver a los norteamericanos Lucero. Tienen grandes canciones, pero con la salvedad de algún momento aislado, su concierto quedó un poco desangelado por el sonido regulero y una actitud un tanto distraída del grupo. Habrá que verles en una sala para reconciliarnos con su música. Temas como Among the ghosts, Texas & Tennessee, Tears don´t matter much o For the lonely ones lo merecen. Hubo tiempo para disfrutar del Psicobilly de The Cheating hearts en la carpa del Trashville. Qué locura, por Dios. Cuando uno no sabe dónde meterse, entrar en esa bendita carpa te carga las pilas.





Hace unos años Brian Setzer ya conquistó el Azkena en un soberbio concierto. La reunión con Lee Rocker y Slim Jim Phantom ha sido todo un acontecimiento. Salieron a matar desde el minuto uno, intercalando alguna de sus nuevas canciones con sus mejores clásicos. La puesta en escena fue un poco pobre, pero la excitación del público y la profesionalidad y simpatía del trío nos hizo disfrutar como niños. Cat fight (over a dog like me), Runaway boys, la versión de Gene Vincent Double talkin' baby, Stray cat strut, Three times a charm, Mean pickin' mama, Gene & Eddie, Cry baby, I won't stand in your way, el Misirlou de Dick Dale, When nothing's going right con Lee Rocker a la voz, fiestón total con (She's) sexy + seventeen, Bring it back again, My one desire, Blast off, Lust n' love, Rock it off y un gran fin de fiesta con Fishnet stockings y Rock this town. Para el más que merecido bis escogieron Built for speed y una soberbia Rumble in Brighton. Acontecimiento histórico.




Con el subidón todavía en el cuerpo, creía que me iba a costar entrar en la propuesta sureña de Blackberry smoke. Pero Charlie Starr y su banda me pusieron en mi sitio. Gran concierto de una banda que ha crecido mucho y que está en estado de gracia. Además contaron con un  muy buen sonido y se les veía disfrutar en el escenario. Nobody gives a damn, Six ways to Sunday, Workin' for a workin' man, Waiting for the thunder, Let it burn, Medicate my mind, el buen rollo de ese pequeño clásico que es Rock n' Roll again, Shakin' hands with the holy ghost, Sleeping dogs mezclado con el Come together de los Beatles, Run away from it all, Flesh and bone, Ain't got the Blues, Restless y para acabar por todo lo alto One horse town y Ain't much left of me mezclada gloriosamente con When the levee breaks de Zeppelin. Gran concierto de una banda que ya milita en la primera división del Rock sureño.



Lo de The B-52s fue algo muy friki. No diré que dieran un mal concierto, sonaron bien y la banda muy potente, pero creo que el aderezo visual para algo tan vitalista no funciona con el paso de los años. El público poco a poco fue abandonándoles y desluciendo un poco más el espectáculo.

Intenté disfrutar con el Hardcore de Glassjaw, pero un sonido infame unido a un primer tema larguísimo e insufrible, Cut and run, me lanzaron a los brazos de los suizos The Hillbilly Moon Explosion. Correctos con sus cambios de voces entre Emanuela Hutter y Oliver Baroni, y realmente efectivos cuando se abandonaban a las guitarras de Duncan James. Buen fin de fiesta a una primera jornada larga y disfrutable.

La jornada del Sábado no podía empezar mejor. Danny and the Champions of the World son el tipo de banda perfecta para los conciertos de la plaza de la virgen Blanca. Más rockeros que souleros en esta ocasión, ofrecieron un concierto espectacular y nos pusieron a bailar bajo un intenso calor. Estuvieron mucho más conjuntados que en su visita al Blues & Ritmes badalonés de hace un par de meses. Con un sonido potente y una simpatía arrolladora nos llevaron a dónde quisieron con esos pequeños grandes clásicos  como Stay true, Consider me, This is not a love song, Gotta get things right in my life, Waiting for the right time, Clear water, (Never stop building) that old space rocket o esa maravilla llamada Every beat of my heart. Gran banda y grandes tipos con los que tuvimos la suerte de poder pasar un ratito.



Tenía curiosidad por ver cómo serían en directo los indies Mt. Joy, y la verdad es que aunque se les ve potencial y una gran facilidad para conjugar melodías y crescendos luminosos, creo que todavía les faltan unas pocas tablas. Banda interesante a seguir, con temas brillantes como Julia o Silver lining y con una bonita cover de Ain't no sunshine de Bill Whiters.

Tenía muchas ganas de ver a Tesla, siempre han sido una debilidad y verles en el Azkena fue como un sueño. Están pletóricos con Jeff Keith perfecto de voz y un Frank Hannon en muy buena forma. Hicieron un concierto potente y rockero con sus clásicas canciones llenas de estribillos y melodías que coreamos a pleno pulmón. La única pega es que nos quedamos con ganas de más. Creo que también ellos se quedaron con ganas de más, se veía en las risueñas caras de Brian Wheat y Troy Luccketta. Cumin' atcha live, Modern day cowboy, Heaven's trail (No way out), Breakin' free, Taste like, Miles away, Changes, Edison's medicine ( Man out of time), un bonito blackbird de The Beatles con Frank a la voz y a la acústica, Love song, Little Suzi y una maravillosa despedida con Signs y Gettin' better. Gran concierto.



Después de una buena descarga rockera me apetecía ver a Neko Case y sus temas más intimistas, pero creo que el formato de banda tan desnudo y sin base rítmica no pegaba mucho en un festival tan eminentemente rockero. Aún así disfrutar de temas como Hell-on o Deep red bells no tiene precio. Yo personalmente disfruté de la propuesta, pero el escaso público asistente creo que no tanto. Además fue un buen momento para reencontrarme con viejos y buenos amigos y un buen preludio para lo que se nos venía encima.



Hacía mucho tiempo que no veía a Wilco en directo, sus últimos discos me resultan un tanto irregulares y no tenía claro qué me iba a encontrar. A los pocos segundos de comenzar con una joya como Handshake drugs se disiparon todas mis dudas y reticencias, A Jeff Tweddy se le veía contento y relajado, tanto como cuando me lo crucé paseando tan tranquilo por el recinto del festival el día anterior. Y la banda compacta, con un sonido perfecto y un Nels Cline en estado de gracia, su endiablado solo en Impossible Germany se queda ya como uno de mis momentos favoritos de la historia del festival. I am trying to break your heart, War on war, I'll fight, Misunderstood, una hipnótica Hummingbird, Shouldn't be ashamed, Bull black nova, Luminated cat, un momento mágico con dos temazos de sus sesiones con Billy Bragg, California stars y Hesitating beauty, Box full of letters, Impossible Germany, Jesus, etc., Hate it here, y un glorioso tramo final con I'm always in love, Heavy metal drummer, I'm the man who loves you, Random name generator y The late greats.
Gran set list. Magnífico concierto.



Hemos visto varias veces a Morgan en poco tiempo, les hemos visto crecer como banda y en los recintos dónde tocan. Así que me hacía ilusión verles en un festival tan auténtico como el Azkena.
No paran de tocar, conciertos y más conciertos, y creo que Carolina estaba un poco afectada en su voz, pero aún así son lo suficientemente talentosos como para meterse al público en el bolsillo. Paco estuvo muy bien a la guitarra y se marcó un precioso dueto con Nina en la versión del The night they drove all dixie down de The Band. Planet Earth, Blue eyes, Attempting, Work, Praying, unas mágicas Home y Sargento de Hierro, y esos ramalazos Funk que tan bien practican en Flying peacefully, Thank you y Another road (Gettin' ready) en la que hicieron incluso un guiño a Lose yourself to dance de Daft Punk. Acabaron con una preciosa Marry you. Tan sólo un "pero", creo que el papel de chica super agradecida y que habla por los codos debería quedar atrás, si no es así puede parecer que lo casual y auténtico es una pose.



The Cult aparecían por tercera vez en el festival, aunque en esta ocasión llevaban horario de estrellas principales y escenario grande. Hace dos años estuvieron muy bien y esta gira en la que recuperan el glorioso Sonic Temple había creado mucha expectación. Comenzaron con problemas de sonido con Sun king, el sonido fue mejorando considerablemente en New York city y Automatic Blues y a partir de Sweet soul sister sonaron como un cañón con un gran trabajo, como siempre de Billy Duffy, y un Tempesta espectacular a la batería. Ian Astbury estuvo correcto y receptivo con el público. Conserva una voz personalísima, pero ya no es capaz de cantar los temas como antes, y eso es un poco triste. No es que estuviera mal de voz, es que ya no llega como antes y reinterpreta las partes vocales de los temas para poder estar a la altura. Aún así ofrecieron un concierto muy disfrutable con temazos como American horse, Soul Asylum, Edie (Ciao Baby), Fire woman, Rise y American gothic de su excelente disco Beyond good and evil, el momento Love con Spiritwalker, una sucísima The Phoenix y She sells sanctuary. Para los bises Wild flower, Rain y traca final con Love removal machine. Disfrutamos mucho, pero creo que los momentos de grandes recintos van a ir quedando atrás para The Cult.



Para cerrar el festival nos decantamos por la arriesgada propuesta de Starcrawler. Punk Rock acelerado y anárquico con una vocalista sorprendente por su imagen  y por su desparpajo. She gets around, Full of pride, Hollywood ending, Chicken woman y su versión de Pet sematary de los Ramones nos dejaron una sonrisa en la cara y completamente agotados. Buen final para una muy buena edición.

Mr. Sheep


Más info en la web del festival
Más info en el Facebook del festival 

martes, 18 de junio de 2019

LITTLE STEVEN AND THE DISCIPLES OF SOUL. APOLO. 17/06/19

Un año y medio después de su anterior visita a Barcelona, el gran Little Steven y su numerosa banda (¿o deberíamos llamarla orquesta?) volvían a regalarnos otra noche gloriosa. Esta vez en una sala más pequeña y con más encanto, como es Apolo. Y nuevamente, dejándonos boquiabiertos con una nueva exhibición musical.
Igual que ocurriera en Razzmatazz en la ocasión anterior, repaso por todo tipo de estilos: Rock'n'Roll, Soul, Blues, ritmos latinos o Funk. Todo ello con una banda que suena a gloria y en la que absolutamente todos destacan, y con un maestro de ceremonias que sabe bastante de qué va esto de la música y el espectáculo. No había más que ver cómo iban ataviados todos los músicos que llenaban completamente el escenario.
Y bien, con puntualidad exquisita, y con un horario que agradecemos enormemente los que madrugamos, dio inicio la función. El nuevo disco sonó al completo, con joyas como el mismo tema título, Summer of sorcery, que es una preciosidad; Love again, A world of our own, o esa curiosa Party Mambo!, que convirtió el local en una fiesta. También se rescataron algunos temas de su amigo Southside Johnny (¡pronto de visita por estas tierras con los Asbury Jukes!), como fueron Little girl so fine, Trapped again y Love on the wrong side of town, única referencia de su anterior trabajo, Soulfire. ¿La reclamada Sun city? Pues también pudimos disfrutarla, igual que la maravillosa Forever, que nos llevó directos a un generoso bis.Y como siempre ocurre con el zíngaro de New Jersey hubo espacio para alguna versión. On sir Francis Drake, de The Youngbloods fue la elegida. Y por supuesto, simpatía a raudales por parte del señor Van Zandt, y algún comentario de persona concienciada con los problemas que nos rodean a todos, con dedicatoria para la activista mediambiental Greta Thunberg incluida.
Nuevamente, una gran velada. Y mientras iba camino de casa tarareando Out of the darkness no podía evitar pensar en Springsteen. En directo sigue siendo imbatible, pero lo que hace su lugarteniente hoy por hoy resulta mucho más interesante. Es lo que hay.

Mr. Wolf

Más info en la web del músico
Más info en el Facebook del músico

miércoles, 12 de junio de 2019

RYAN BINGHAM. LA NAU. 09/06/19



Sí, pero no. El concierto de Ryan Bingham en la sala La Nau fue un buen concierto, sí, pero no creo que estuviera a la altura de lo que algunos esperamos de un artista con tanto talento. Hace cuatro años nos dejó con la boca abierta en un mágico concierto en la sala Bikini, y el del otro día siendo muy disfrutable, se quedó un poco a medias. Creo que el motivo principal estuvo en el planteamiento, le acompañan unos tipos cumplidores y sin carisma que no son capaces de hacer volar unos temas que merecen otro tratamiento. Se echó mucho de menos un piano, o el mágico violín de Richard Bowden. Pero si vienes con un formato de banda más rockero y directo, por lo menos que los tipos puedan hacer coros y adornar temas como Got damn blues o Blue. Y el problema no está en que los temas de su último disco sean flojos, para nada. American love song es un disco excelente, con un gran trabajo de producción de Charlie Sexton. La manera en la que toca temas como la depresión en Blue, o el acoso en Wolves es brillante. Pero bueno, le vamos a perdonar porque, a pesar de todo, disfrutar de su voz, su simpatía, sus graciosas historias y de sus canciones es todo un lujo.

En poco menos de hora y media el concierto se centró en su último disco, del que sonaron casi todas las canciones, destacando temazos como Blue, Beautiful and kind, Jingle and go, Got damn blues, Hot house, Wolves o Nothin' holds me down, una pena que se dejara fuera Lover girl. Pocas concesiones a discos anteriores, Tell my mother I miss her so, la preciosa Southside of heaven, la oscarizada The weary kind y el mejor momento del concierto con Nobody knows my trouble en acústico. También hubo tiempo para adornarse con la guitarra al explicarnos que el primer tema que aprendió a tocar fue La malagueña, mezclada con el spanglish imposible de Borracho station.



En fin un buen concierto que hubiera podido ser mucho mejor. Lo mejor del concierto sin duda fueron las partes acústicas, donde Ryan estuvo brillante y ocurrente como storyteller. Quizás hubiera sido mejor una gira en solitario. De todas formas espero volver a ver pronto al señor Bingham en vivo, pero creo que necesita una banda estable que esté a su altura, sus canciones lo agradecerían.

Mr. Sheep

Más info en la web del músico




domingo, 26 de mayo de 2019

MOTOSIERRAS. MAS FONOLLAR. SANTA COLOMA DE GRAMENET. 25/05/19


Mantenerse durante treinta años tocando Rock n' Roll en este país es todo un milagro. Y más si lo haces desde el underground, currándotelo todo y con muy poca ayuda de medios de comunicación. Motosierras han llegado a su trigésimo cumpleaños con muy buena salud como banda. La perseverancia de Morton a lo largo de todos estos años ha mantenido a la banda en activo, y además siendo un referente para otras muchas bandas que han venido detrás, y siguiendo su estela se han lanzado al difícil mundo del Punk Rock.

Para celebrar un acontecimiento tan bonito como éste, Los Motosierras organizaron todo un festival en un lugar entrañable para la banda, y por supuesto jugando en casa, en Santako.

La lluvia matinal varió un poco las actuaciones previstas para la mañana y al final Morton salió a escena con algunos de los antiguos miembros de la banda para recordar sus años de trayecto musical. Jordi Rock-ola nos deleitó con su buena música entre las actuaciones y nos calentó para recibir a la primera banda invitada. Las Pésimas salieron a matar, con un muy buen sonido y una simpatía y actitud que se ganó al numeroso público congregado en el Casal. Por momentos sonaban como las mejores L7 con ramalazos más punkis, como unas Babes in Toyland de buen rollo. Gran concierto que cerraron con su particular versión del Nene de Barna. Los Diesel dogs vinieron desde Madrid para la celebración y salieron a escena como un cañón. La sección rítmica sonó perfectamente engrasada para el lucimiento de Javi Diesel a la guitarra y a la voz. Algún problemilla con el cable de la guitarra que solucionaron rápidamente, no deslució un intenso concierto cerrado con una buena versión del Rockin' in the free world. Ganas de verlos en una sala.

F.A.N.T.A. son como los alumnos aventajados de los Motosierras, Oscar, Beto y Gabi son más ramonianos y tienen una potencia y velocidad que te hace moverte desde el minuto uno. Temas como Fatal, Nunca vi en directo a los Ramones, La linea Maginot o Colecciono monstruos dejaron constancia de su calidad y simpatía. Sacaron a Morton disfrazado de faraón para tocar el cachondo Tablakamon I y dejaron perfectamente caldeado el ambiente para recibir a los putos Motosierras.

Los colomenses salieron aceleradísimos con el Rock n' Roll radio ramoniano. Julián Loza a la batería, Tony Metal al bajo y Mario Barbosa a la guitarra se acoplan perfectamente a Morton y suenan potentísimos. La máquina está perfectamente engrasada y suenan compactos y sólidos como una roca. Contaron con las colaboraciones especiales de Julen de El Legado en la versión del Maybe tomorrow de Mink deVille, y de Kike Barbosa en el Bonzo goes to Bitburg. El público respondió a las mil maravillas para llevar en volandas a una banda entregada, emocionada y agradecida. El concierto de ayer fue todo un acontecimiento histórico en la música colomense, y yo me sentí particularmente emocionado de ver a tantos músicos locales apoyando a Morton y a su legado. La histeria colectiva se fue haciendo cada vez mayor mientras iban cayendo temazos como Esta noche, My megasplash, La playa de los surfers muertos, las versiones de Motorhead, Ace of spades con Tony a la voz y R.A.M.O.N.E.S., Santa Coloma I reich de Pisando fuerte, y el final de fiesta perfecto con el escenario lleno de gente berreando y bailando con su himno Nene de Barna.





No se puede pedir más, gran jornada rockera. Ya queda menos para el concierto de Motosierras en el Sintonizza colomense.

Mr. Sheep




Más info en el Facebook del grupo





lunes, 22 de abril de 2019

A CONTRA BLUES. JAMBOREE. 21/04/19

Ya hace un tiempo que un domingo de cada mes la sala Jamboree lo dedica a repasar la música de determinados sellos discográficos. Todo ello de la mano de A Contra Blues, sin duda una de las mejores bandas que existen actualmente en este país. Otros meses les ha tocado a Stax o a Atlantic, y en esta ocasión el repaso musical era nada menos que dedicado a Sun Records. Allí empezó todo, amigos rockeros.
Inmersos en la grabación de su nuevo disco, A Contra Blues desgranaron una tras otra algunas de las joyas que se grabaron en tan mítico sello, huyendo bastante de los clásicos conocidos por todos. Así, sonaron temas no siempre famosos de monstruos como Elvis Presley, Roy Orbison, Jerry Lee Lewis, Johnny Cash (¡cómo sonó ese Big river!) o Merle Haggard. Pero la banda barcelonesa también dejó espacio para otros músicos menos reconocidos históricamente, como es el caso de Charlie Rich o Jack Earls, atacando con igual maestría canciones Country, Rock'n'Roll o Blues. Y dejando para el bis el tema más famoso que sonó esa noche, como fue el Whole lotta shakin' goin' on del Killer, en el que nos hicieron levantar a todos de nuestros asientos, en un vibrante broche de oro al concierto. Aunque otro momento igualmente destacable fue después de la bonita Just walkin' in the rain, de The Prisonaires, en el que el cantante Jonathan Herrero llamó la atención a los que se dedican a entablar tertulia en vez de estar pendientes de lo que ocurre sobre el escenario. Todo ello sin perder sus maneras simpáticas, que lució durante toda la noche. Bien por él.
Una buena iniciativa, el homenajear la música realizada en su día por todos estos sellos. Y si encima lo hace una banda con la calidad de A Contra Blues, mejor que mejor.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo
Más info en el Facebook del grupo

jueves, 11 de abril de 2019

CORDOVAS. ROCKSOUND. 06/04/19

Bien, ya han transcurrido unos días desde el concierto de Cordovas y la sensación sigue siendo la misma que sentí a la salida de Rocksound. La de haber vivido una noche absolutamente mágica por parte de una banda que bebe de fuentes con las mejores aguas. A través de sus dos trabajos discográficos ya se apuntan grandes maneras, pero su traslación al directo es espectacular, con momentos que recuerdan a The Band, Allman Brothers o Jayhawks. Y no hace falta decir que esas influencias son enormes.
Al llegar a la sala me encontré con que ofrecía una buena entrada, pese a la competencia del fútbol, y que el ambiente era de expectación. Sabía que en otras ciudades, como Bilbao, habían triunfado por todo lo alto y la verdad es que tenía muchas ganas de que empezara el concierto. Y con razón.
Lo ocurrido a lo largo de la noche fue una lección magistral de música americana de raíces. Sonaron muchos temas de sus dos discos, Cordovas (2012) y That Santa Fe channel (2018), como ese Louisiana hurricane que pone los pelos de punta. O Southern rain, Step back red, Frozen rose... Una maravilla tras otra. Esos juegos de voces, esas guitarras dobladas, las dos baterías y ese piano fueron un auténtico regalo para los presentes. Como regalo fueron las versiones: de Tom Petty y su Mary Jane's last dance a varias de Grateful Dead, con Truckin' revelándose como uno de los momentazos del concierto. Y momentazo también, pero de lo más surrealista, al tocar una canción en castellano, que según me dijeron, era de Jarabe de Palo (???). Y por supuesto, ese Sweet home Chicago sublime prácticamente a capella.
Gran concierto y gran banda de la que, desde ya, me declaro ferviente seguidor.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo
Más info en el Facebook del grupo



sábado, 6 de abril de 2019

GLENN HUGHES. APOLO. 01/04/19

Nueva visita a Barcelona por parte de Glenn Hughes, todo un veterano de los 70 que se ha mantenido en activo con una carrera de lo más activa e interesante, y que ya hace años que es un habitual de nuestras salas. En esta ocasión, revisionando su gloriosa etapa en Deep Purple, cuando David Coverdale y él entraron en la banda sustituyendo a Ian Gillan y Roger Glover, respectivamente. Unas incorporaciones que dieron una aportación enorme, insuflando aires nuevos, con sonidos negroides y juegos de voces a cargo de dos gargantas privilegiadas. Y que conste que adoro igualmente la anterior etapa de Deep Purple, por supuesto. Así pues, en esta gira todo el repertorio pertenece al grupo púrpura. Apetecible, ¿verdad? Más teniendo en cuenta que ya hace mucho tiempo que no hay color entre un concierto de Glenn Hughes y uno de Purple. Me sabe mal pero creo que es una evidencia que la banda madre ya no es lo que era.
Así pues, Glenn y su banda nos ofrecieron únicamente temas clásicos y no tan clásicos de aquellos años, según él reproducidos fielmente como hacían en su época. De hecho, él mismo lucía una imagen muy similar a la de esos tiempos. Para empezar la noche, Stormbringer, el que fuera tema título del álbum de 1974, segundo con la nueva formación tras Burn. Y luego, una joya tras otra: Might just take your life, Sail away, You fool no one, Gettin' tighter (dedicada al malogrado Tommy Bolin), esa fascinante You keep on moving, y, cómo no, la joya de la corona que no suele faltar en sus conciertos, esa espeluznante Mistreated, en la que nuestro querido bajista deja claro porqué es conocido como The voice. Para acabar, aunque en mi opinión estaba un poco de más, Smoke on the water enlazado con el clásico Gerogia on my mind, con nueva exhibición vocal del señor Hughes. ¿Y el bis? No podía ser otro más que Burn, esa maravilla de tema que no me cansaré nunca de escuchar.
Un concierto especial y una nueva constatación de que Glenn Hughes es uno de los grandes y se mantiene como uno de los músicos más en forma hoy en día de la saga Purple. Probablemente el que mejor se mantiene de todos.

Mr. Wolf

Más info en la web del músico

miércoles, 3 de abril de 2019

DANNY AND THE CHAMPIONS OF THE WORLD. TEATRE PRINCIPAL DE BADALONA. 31/03/19



Reencontrar a Danny George Wilson encima de un escenario, en Badalona, cerquita de casa, es todo un lujo. El Blues & Ritmes cerraba su edición número 30 con el concierto del pequeño gran artista australiano, y no pudo poner un mejor broche de oro para celebrarlo. Su música lleva muchos años acompañándome, y le hemos visto varias veces con los Champions en Barcelona, aunque sin duda el concierto más especial que he disfrutado suyo fue el que ofrecieron en Frías, en el festival de homenaje al Último vals de The Band. Qué maravilla de noche.

Desde entonces Danny ha publicado un notable álbum con los Champs, Brillian light, y un disco acompañado de Robin Bennett y Tony Poole, que ha funcionado muy bien en las islas británicas, Bennett, Wilson, Poole. Este último proyecto le ha tenido alejado de su banda por un tiempo y el concierto de Badalona suponía el regreso a los escenarios de la banda. Aunque en el inicio del concierto parecía que estaban un pelín oxidados, rápidamente fueron ganando en seguridad, arropados por un público entusiasta, para acabar sonando como un cañón, con el respetable rendido a sus pies y con ganas de que aquello no se acabase. Una pena que el teatro no estuviera lleno, aunque no hubiera una mala entrada, porque estos músicos se merecen mucho más.

El repertorio mezcló lo mejor de sus influencias, ecos de Graham Parker, Springsteen, y del mejor Van Morrison, con temazos como Waiting for the right time, Consider me, Gotta get things right in my life, Never in the moment, This is not a love song, Stay true, Heart and arrow, Every beat of my heart, y ya con la banda sonando a todo trapo (Never stop building) that old space rocket, It's just a game (that we were playing), una coreadísima Clear water y gemas como Red tree song o These days.



Danny George Wilson estuvo acompañado por Chris Clarke al bajo, el gran Paul Lush a la guitarra, Steve Brookes a la batería, Andy Fairclough a los teclados y el tímido Henry Senior Jr. al pedal steel.

El bueno de Danny está en todo, hubo un momento del concierto en el que se quedó mirando mi camiseta, conmemorativa del festival El Último vals, me miró, alzó el pulgar y exclamó un " Frías, Yes". Parece guardar un gran recuerdo de aquel mágico festival. A ver si vuelven a cruzarse pronto nuestros caminos.

Mr. Sheep

Más info en el Facebook del grupo



lunes, 1 de abril de 2019

LEVI PARHAM. ROCKSOUND. 29/03/19



La gira española de Levi Parham ha sido todo un éxito, todas las crónicas y referencias de los asistentes a sus conciertos han sido positivas, así que las expectativas ante el último concierto de la gira en la barcelonesa sala Rocksound eran muy altas. Levi Parham y sus chicos cumplieron con creces. Simpatía, cercanía y comunión total con el público en casi dos horas de música americana en la que tienen cabida referencias como Allman Brothers o The Band.

Estuvo acompañado por Dylan Aycock a la batería, Aaron Boehler al bajo, y de las guitarras de Dustin Pittsley y Jesse Aycock. Muy buen sonido en general y un sobresaliente trabajo a las guitarras, hubo tiempo incluso para que los dos guitarristas cantaran algún tema, mucho mejor Dustin que Jesse en esos menesteres. Los largos fraseos guitarrísticos en los que se alternaban las tres guitarras, o incluso se doblaban fueron de lo mejor de la noche. Excelente trabajo de Jesse Aycock con la Steel guitar.

El repertorio estuvo basado en el último y excelente disco del señor Parham, It's all good del que sonaron Boxmeer blues, Borderline, Turn your love around, Shade me, la cañera Badass Bob, la preciosa Kiss me in the morning, All the ways I feel you, y ese temazo llamado My finest hour. Hubo tiempo para escuchar temas más antiguos como Steal me, First or last, wrong way to hold a man y para cerrar el set ese temazo llamado These american blues.



Gran concierto y la confirmación de que estamos ante un talento en alza que estoy seguro de que nos va a hacer muy felices en el futuro. Ya estamos deseando que vuelva.



Mr. Sheep

Más info en la web del músico
Más info en el Facebook del músico
 

domingo, 24 de marzo de 2019

ERIC BIBB. TEATRE PRINCIPAL DE BADALONA. 22/03/19




El festival Blues & Ritmes cumple 30 años de vida. Hemos disfrutado a lo largo de los años de muchos y grandes conciertos, y les estamos agradecidos, porque no es nada fácil aguantar y conseguir año tras año, que músicos de gran talento nos visiten en conciertos que en muchos de los casos se han convertido en ocasiones únicas para verlos en nuestros escenarios. Enhorabuena.

Eric Bibb se presentó en el Teatre Principal de Badalona con el aura de los grandes, su cadenciosa forma de hablar nos hizo entrar en un estado de tranquilidad que nos preparó para una noche de disfrute musical sin estridencias. Música auténtica y real que no necesita de fuegos artificiales musicales para enganchar al personal. Eric Bibb se mostró cercano y simpático en todo momento, y a sus músicos se les vio relajados, disfrutando de cada nota y cada fraseo. A la guitarra eléctrica Staffan Astner demostró que tiene una calidad como guitarrista capaz de colmar al más exigente. En el bajo Neville Malcom se mostró seguro y preciso. Paul Robinson ofreció una master class de batería y percusión, sólo utilizó las baquetas en un par de temas, con las escobillas y sus propias manos demostró poseer un enorme sentido del ritmo. Este hombre fue batería de Nina Simone durante 20 años, casi nada.



En el concierto se mezcló el Blues con el Soul, hasta un poquito de Blues africano, y nos deleitaron con unos maravillosos temas Gospel.

Entre lo más destacado del repertorio Silver spoon, On my way to Bamako, With my maker i am one, una preciosa Connected, With a dolla' in my pocket, I wish i was mole in the ground, cerrando con Needed time. Mención especial para un tema que interpretó a capella Refugee moan, uno de los mejores temas de su gran disco Migration Blues. Sólo me sobró una edulcorada Maybe I'll hear from you en la que les acompañó su esposa Ulrike Bibb. Gran concierto.

Mr. Sheep







domingo, 3 de marzo de 2019

SVARTANATT. ROCKSOUND. 25/02/19

Una nueva banda procedente de Suecia aterriza en nuestra ciudad. Esto es un no parar y la pregunta es obvia: ¿qué les dan de comer en estos países? Y es que hay que ver la cantidad de grupos escandinavos que han aparecido en los últimos años. Y si además los juntamos con todos aquellos que explotaron dos décadas atrás, con Hellacopters o Turbonegro a la cabeza, no nos queda más que quitarnos el sombrero y envidiar esa escena.
Svartanatt es una banda joven que cuenta ya con dos trabajos en su haber: un primer y homónimo disco, de 2016, y Starry eagle eye, publicado el pasado año. Facturan un Rock potente, claramente setentero, con unas clásicas guitarras dobladas, una base rítmica de granito y un teclado que enriquece de manera evidente su sonido. Escuchad esos dos discos y comprobadlo vosotros mismos. Además lucen una imagen retro que les proporciona un atractivo especial, aunque actualmente no sean los únicos que lo hagan, claro.
Como inicio, el poderoso Drivin', un verdadero pelotazo que nos anunciaba lo que se nos venía encima. Pero temas que se te clavan en el cerebro tienen unos cuantos, entre los que podríamos citar Killer on the loose, Wrong side of town, Hit him down o los dos que quizá sean mis favoritos, el tremendo Demon y ese épico Thunderbirds whispering wind. Y para cerrar la noche, qué mejor que hacerlo con un espectacular Black heart que nos dejó a todos los presentes boquiabiertos.
Pero no todo van a ser alabanzas. Pese a todo lo positivo que he dicho hasta ahora, considero que fue una lástima que su tiempo sobre las tablas apenas superase la hora de duración. Esa racanería supone la diferencia entre un buen concierto y un concierto que podría haber sido sublime. A ver si la próxima vez se estiran un poco más.

Mr. Wolf


Más info en el Facebook del grupo

viernes, 15 de febrero de 2019

JESSE DAYTON + WILKO JOHNSON. APOLO. 10/02/19

Doble cartel de fantasía en la sala Apolo para rematar el fin de semana a cargo de dos tríos potentísimos con dos músicos de categoría al frente: Jesse Dayton y el gran Wilko Johnson. Imperdonable perdérselo.
Poco más de un año después de su anterior visita, Jesse Dayton volvía a la ciudad para ejercer de telonero, aunque ofreció una actuación mayúscula como en él es habitual. Y es que un tipo que se ha codeado con gente como Johnny Cash o Waylon Jennings difícilmente puede decepcionar. Le sale la clase por todos los poros de su cuerpo, y dispone de una discografía bien sólida, siendo su última muestra el directo On fire in Nashville (aunque yo diría que la foto de portada es de una sala barcelonesa muy querida por un servidor). Con temas como el vacilón May have to do it (don't have to like it) o esa inesperada y curiosa versión de Whole lotta rosie, de AC/DC, se metió a todo el público en el bolsillo. Rock'n'Roll en estado puro, y listón muy alto para el cabeza de cartel.
Claro que si el cabeza de cartel es Wilko Johnson batirlo es tarea difícil. ¡Si este tipo incluso ha vencido a la muerte! Y si bien no ofreció un concierto tan arrasador como el de su última visita a Barcelona, tampoco se quedó corto. Ahora tocaba presentar su reciente trabajo, Blow your mind, con canciones como That's the way I love you o Marijuana, aunque hizo un repaso bastante completo por su discografía, con Take it easy, Letting the night go by o Everybody's carrying a gun, entre otras. Eso sí, los temas más aclamados, los de su etapa con Dr. Feelgood, claro. En esta ocasión únicamente cuatro, pero vaya cuatro: Going back home, Roxette, Back in the night y She does it right. Y en el bis, Bye bye Johnny, su habitual recuerdo al maestro Chuck Berry.
Me alegra enormemente poder seguir viendo a este hombre en directo. Además de los momentos difíciles que le ha tocado vivir, sus movimientos espasmódicos, su cara enloquecida y esa manera de tocar la guitarra tan distinta de lo que estamos acostumbrados lo convierten en un músico especial. Y encima, con un escudero al lado como es el bajista Norman Watt-Roy, también digno de ver sobre las tablas.
Gran noche, con dos actauciones soberbias. ¿Alguien dudaba que fuera así?

Mr. Wolf



Más info en la web de Jesse Dayton
Más info en la web de Wilko Johnson
Escucha aquí el setlist de Wilko Johnson

lunes, 28 de enero de 2019

URIAH HEEP. RAZZMATAZZ 2. 25/01/19

Siento un gran cariño por este grupo, prácticamente desde que era un niño. Es, sin duda, uno de los estandartes del Hard Rock setentero facturado en las islas británicas, aunque hoy en día parece haber quedado un poco a la sombra de otras grandes bandas de la época, como Deep Purple, por ejemplo. Para quien desconozca su música, recomiendo la escucha de algunas de las joyas de su discografía, caso de Demons and wizards, Sweet freedom, Abominog o ese imprescindible Live, de 1973. Una banda con decenas de cambios en su formación, por la que han pasado músicos de la talla de Ken Hensley, Trevor Bolder, John Wetton, Lee Kerslake o el añorado cantante David Byron. El único que ha permanecido estos cincuenta años al frente ha sido Mick Box, el simpático guitarrista, al que hay que agradecerle que en 2019 aún podamos seguir disfrutando de Uriah Heep. Además, con una espléndida entrada en la sala, lo que confirma algo que ya sabíamos, y es que el público veterano nunca falla
Llegué al final de la actuación de Imperial Jade, interesante grupo de Calella que, por lo que vi, provocó una reacción positiva por parte del respetable, hecho que me alegra al recordar su concierto en el festival de su ciudad de un par de años atrás, y que ya comentamos en este blog.
Poco después, los Heep demostraban no ser un grupo anclado en el pasado, y además de los temas que todos queríamos que sonasen, también tocaron unos cuantos de su Living the dream, publicado el año pasado. Iniciaron su concierto con el tema que también abre el disco, Grazed by heaven, que junto a otros nuevos, como Take away my soul o Knocking at my door no desentonaron para nada. Eso sí, los clásicos son los clásicos, y Return to fantasy, Too scared to run, Gypsy, Look at yourself o el épico July morning son de una grandeza absoluta. Y el final con Easy livin' nos dejó a todos con una sonrisa en los labios a la salida.
Me gustaría destacar a Bernie Shaw, el que es cantante más longevo de la banda con diferencia. ¡Más de treinta años! Y mira que ha tenido grandes predecesores, como el mencionado Byron, John Lawton o Pete Goalby, por el que siento especial debilidad. Y sobre todo, me gustó el señor Box, al que sólo puedo darle las gracias por seguir ahí. Y aunque resulte difícil, que sea por muchos años aún.

Mr. Wolf



Más info en la web del grupo
Escucha aquí el setlist

martes, 15 de enero de 2019

MORGAN. APOLO. 12/01/19



Es cierto que hemos visto a Morgan varias veces en estos últimos años, pero la verdad es que no nos cansamos de verlos. Es un grupo que crece canción a canción, concierto a concierto, y que ya podemos decir que se han subido al carro de la primera división de bandas de Rock en España. Llenan recintos cada vez más grandes y han pasado de los festivales pequeños o medianos a los grandes y con solera como el Azkena donde tocarán éste año.

Casi un año después de verles en la sala Apolo, repetían con un sold out espectacular. La puesta en escena fue la misma, el sonido perfecto, el público entregado, y a pesar de casi repetir el set list, con la incorporación de su versión del The Chain de Fleetwood Mac y una relectura muy arriesgada de su Marry you, totalmente desenchufados y con la sala en un respetuoso silencio; la sensación fue tan satisfactoria o más que la del año pasado. Carolina estuvo un poquito más comedida con su graciosa e incontinente verborrea, ganándose las simpatías de los pocos que no les conocían. Pero es que cuando abre la boca para cantar te desarma y te gana desde el minuto uno. La banda sonó perfectamente engrasada y los juegos de voces sonaron de lujo. Paco López demostró que no hace falta meter notas de más para convencer como uno de los mejores guitarristas del país, David Schulthess rellenó todos los huecos que dejaba el piano de Nina con sus mágicos teclados, Alejandro Ovejero sobrio al bajo y brillante en los coros, y Ekain Elorza marcando el ritmo. Música de primera.

El grupo salió a escena con el bonito detalle de recordar a Pegi Young, con el precioso Unknown legend de Neil Young saliendo de los altavoces. Comenzaron con la atmosférica Planet earth, Blue eyes, Attempting, la coreable Oh oh, Goodbye, Roar, Work, la preciosa The Child, seguida del The Chain de Fleetwood Mac, Praying y un bonito Sargento de hierro en el que invitaron al guitarrista de Rocking horse, David Muñoz a la fiesta. El encanto de Home dio paso al funky de Flying peacefully y Thank you. Para el bis el inevitable Volver, la festiva Another road (gettin' ready) y una sobrenatural Marry you con Nina y Paco en el frente del escenario, totalmente desenchufados y con el público literalmente hipnotizado. Brutal


Pueden visitarnos tantas veces como quieran. Les esperamos.

Mr. Sheep

Más info en la web del grupo
Más info en el Facebook del grupo