domingo, 27 de julio de 2008

REVEREND HORTON HEAT. RAZZMATAZZ 2. 24/07/08


Nunca había tenido oportunidad de ver en concierto a este trío de Dallas. Las referencias siempre positivas sobre su directo me hacían desear verlos sobre las tablas, y la verdad es que no me decepcionaron en absoluto, y creo que nadie que estuviera en la sala (bastante buena entrada, por cierto) opinará lo contrario.
Cuando un grupo rockabilly es capaz de combinar versiones de Black Sabbath, Stray Cats o Nirvana provocando el delirio en la audiencia demuestra una clara amplitud de miras y un buen saber hacer sobre el escenario. Además de versionar a los clásicos nos torpedearon con temazos como Indigo friends o Galaxy 500, derrocharon simpatía (esa imagen bonachona de Jim Heath) y dieron espectáculo (Jimbo Wallace es imparable en escena). Como siempre pasa, todos echamos en falta algún tema, pero ciertamente la noche fue una auténtica fiesta, como pudo comprobar la banda viendo los terribles pogos que se formaron en varias ocasiones.
Fueron casi noventa minutos que algunos llevábamos tiempo esperando. Buen concierto.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo

martes, 22 de julio de 2008

BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND. CAMP NOU. 20/07/08


El Magic tour de Bruce Springsteen ha recalado en Barcelona en dos fechas consecutivas en el Camp Nou, o sea que el mayor y mejor exponente del stadium rock a vuelto a dar dos lecciones de Rock n' roll; pero lo malo es que no solo te encuentras con la mejor banda de rock
del mundo en sus conciertos, también has de aguantar las concesiones a los fanáticos papanatas que siguen al Boss como si fuese el mesías. Pero a pesar de esto y sobretodo a pesar del desastroso sonido, Springsteen volvió a dar un gran concierto (y esto es lo principal), en el que contentó a los que se contentan con cualquier cosa y deleitó a los fans más acérrimos y conocedores de su obra en profundidad.

Cuatro temas de su excelente último disco y un puñado de grandes canciones de su pasado, además muchas de ellas no eran los clásicos greatest hits, si no grandísimos temas que suelen quedar relegados en sus conciertos debido al brillo de sus temas más clásicos y conocidos. Así, fue especialmente emocionante escuchar temas como Spirit in the night, Light of day, Rosalita, o el Detroit medley que tocaba en los setenta y primeros ochenta y que muchos de los asistentes al concierto desconocian por completo.
Springsteen se marcó un detalle también con los que acudieron a verle en los dos conciertos ya que sólo repitió doce temas en un set list de 28 temas el primer día y 27 el segundo; y es que desde que comenzó la gira ha interpretado más de 110 temas distintos en un alarde de trabajo, de memoria y técnico más que destacable.
Esta gira conlleva un cierto aire de despedida de la E street band, a la muerte hace unos meses de Danny Federici hay que sumar el pésimo estado físico del gran Clarence Clemons, que no parece que esté en condiciones de aguantar las exigentes condiciones físicas y de trabajo que conlleva estar en la banda de Springsteen, con conciertos de tres horas y con una gran dosis de energia noche tras noche, así que ya veremos lo que nos depara el futuro, puede que el Boss se embarque en giras en solitario o con bandas al estilo clásico de la Seeger sessions band, pero yo creo que seguirá combinando esta faceta con el auténtico y enérgico Rock n' roll; de hecho Springsteen colabora con músicos jóvenes como Tom Morello, Marah o el cantante de Social distortion (Mike Ness) con el que ha colaborado tanto en directo como en sus discos.
El punto curioso del concierto se produjo en los bises con la aparición en escena del hijo mayor de Springsteen (Evan James) que rasgó un poco la guitarra e hizo unos coros;qué manía les ha dado a los músicos veteranos últimamente de presentarnos las habilidades musicales de sus hijos.
Para el recuerdo quedará ese mágico inicio de los bises con Thunder road o el crescendo rockero de Youngstown y Murder incorporated; te esperamos de vuelta Jefe.

Mr. Sheep

domingo, 20 de julio de 2008

BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND. CAMP NOU. 19/07/08


Lo primero que debo decir es que adoro la música de este hombre desde que era prácticamente un niño, aunque tengo claro que sus últimas grabaciones brillantes quedan ya muy lejanas en el tiempo. Desde Born in the U.S.A. ha publicado discos buenos, correctos o flojitos (Human touch y Lucky town se acercan bastante a discos malos, directamente), pero en directo siempre ha sido un seguro. Lo que no acabo de entender es ese fanatismo springsteeniano que hay por aquí. ¿Dónde están todos esos supuestos rockeros el resto del año? ¿Sólo salen de casa para el Boss, U2 o Police? ¿Cuántos de los que pagan esos precios abusivos pagarían la mitad por ver a Tom Petty o John Mellencamp? ¿Cuántos conocen a Tom Petty o John Mellencamp? Creo que son preguntas sin respuesta.
Como decía antes, cuando vas a un concierto del de New Jersey sabes que no te decepcionará. Sigue siendo un monstruo sobre las tablas, sólo Jagger domina como él el rock de estadio y sigue teniendo detrás suyo a la mejor banda del mundo. Con un sonido algo falto de fuerza comenzó el espectáculo con No surrender y Radio nowhere, una de las cuatro canciones de su último trabajo que tocó. Sonaron también las más festivas de The rising y el resto fue material con más de veinte años de antigüedad: Out in the street, Promised land, la versión de Summertime blues, Hungry heart, Atlantic city, Janey don't you lose heart, Backstreets, Because the night o Badlands. Una locura. El bis de ensueño, con Jungleland, Born to run, Bobby Jean, Glory days, una potente Dancing in the dark y American land. Para acabar un largo Twist and shout/La bamba que sonó a gloria, como en su mítico concierto del 88 en el mismo lugar. Lugar que después de tres horas abandonamos con el horrible grito de "Bruce, Bruce, Bruce" resonando en nuestras cabezas.
La falta de Danny Federici y los problemas físicos de Clarence Clemons han dado pie a diversas especulaciones sobre el futuro de la banda. Pase lo que pase, para el recuerdo siempre quedarán las espectaculares noches de Rock & Roll que nos ha dado Springsteen con su grupo de toda la vida.
Os dejo con Mr. Sheep, que os comentará el segundo concierto, último de la gira.

P.D. Todas y cada una de las palabras aquí escritas están dedicadas a la memoria de Danny Federici. Con respeto y emoción.

Mr. Wolf

Más info en la web del músico

martes, 15 de julio de 2008

TOM WAITS. AUDITORI FORUM. 15/07/08

Con más de treinta años de retraso, por fin hemos saldado la deuda que teníamos en esta ciudad con Tom Waits; el trovador imposible, el bluesman de vodevil nos ha deleitado con dos conciertos históricos. Durante dos horas nos han transportado a un mundo de fantasía en el que un crooner salido del infierno nos ha guiado por una feria ambulante hasta un espectáculo de vodevil circense. A sus casi sesenta años Tom Waits está pletórico no sólo con su voz rota, si no también con sus dotes interpretativas, domina el escenario como nadie y su presencia escénica es demoledora; pero además está su banda que es una auténtica máquina de precisión con unos músicos de un altísimo nivel que arropan al cantante en todo momento. La banda está formada por su hijo Casey Waits a la batería, Larry Taylor al bajo, Omar Torrez a la guitarra, Patrick Warren a los teclados y Vincent Henry a los vientos, con la esporádica colaboración de su otro hijo Sullivan Waits.
El recinto del Auditori del fórum puede resultar un tanto frío, pero a su favor hay que decir que es muy cómodo y sobretodo que posee una acústica excelente.
El repertorio estuvo basado en sus obras más recientes, olvidando por completo sus grandes discos de los setenta, pero no seré yo el que me queje habiendo podido disfrutar de temas maravillosos como Lucinda, way down in the hole, jockey full of bourbon, falling down, innocent when you dream, Johnsburg, Illinois, hold on, all the world is green, Singapore, get behind the mule, hoist that rag, make it rain o rain dogs.
El concierto estuvo aderezado además por unos monólogos extraños, cargados con su peculiar sentido del humor; esperemos que a partir de ahora se prodigue un poco más a menudo por nuestra ciudad.

Mr. Sheep

Acabo de presenciar un concierto histórico que además por su calidad va a quedar ya grabado en mi memoria como uno de los mejores conciertos que he visto en mi vida; pero todo esto no me hace olvidar el cabreo que desde que se anunciaron las características del concierto me ha acompañado. En primer lugar el promotor ( Cap cap ) aprovechándose de la pasión de los fans de Tom Waits por verle por primera vez nos castigó con unos precios ABUSIVOS y totalmente DESPROPORCIONADOS, entre 108 y 133 euros; precios que superan con creces los de la mayoría de festivales, con muchos artistas en el cartel, y que duplican el coste de los conciertos de artistas como Springsteen, Rolling stones, U2 o the Police por poner unos ejemplos. El colmo del recochineo era además que sólo se permitían sacar dos entradas por persona para evitar la reventa y así pagar un precio más justo (?) por las entradas; hay que tener mucha cara para decir algo así cuando estas soplando al público 130 euros por una entrada.
Además estuvo el lío de la forma de sacar las entradas, sólo por teléfono a un número que durante días no funcionó, fue angustioso y desesperante llamar durante días a un número fantasma que sólo tenía que gestionar la venta de 6000 entradas, al final yo las conseguí llamando al número que en teoría atendía las llamadas desde el extranjero, como veis todo confuso y turbio.
El día del concierto te meten más miedo en el cuerpo con la amenaza de que si no llevas el DNI y llegas pasadas las 21:30 horas (hora de inicio del concierto) no podrás acceder al recinto; pero curiosamente los dos conciertos comenzaron con más de media hora de retraso sin ninguna explicación para el respetable.
En fin es una lástima la AVARICIA y la CARA DURA de unos promotores que juegan con las ilusiones de mucha gente y que demuestran una vez más que el concierto de ROCK sigue siendo el espectáculo que más maltrata a sus espectadores, por unas razones o por otras los retrasos, el reventar los aforos, los precios desorbitados y demás inconvenientes nos quitan las ganas de seguir disfrutando de nuestra pasión por la música en vivo.
Por cierto Tom ya que era tu primera visita a nuestro pais podrías haber tocado Tom Traubert's blues.

Mr. Wolf

Más info en la web del músico

sábado, 5 de julio de 2008

WILLY DEVILLE. BIKINI. 02/07/08


Tenía muchísimas ganas de ver este concierto. Willy DeVille es uno de mis iconos particulares y sólo había tenido oportunidad de verlo en una ocasión, en Zeleste, y de aquella noche han pasado ya más de catorce años. Tiempo en el que pese a seguir publicando buenos discos parece haber sido olvidado por el público en general, aunque en Bikini nos sorprendimos con una muy buena entrada.
¿Y que nos encontramos esa noche? La verdad es que no sabría como calificar lo que vimos los allí presentes. Tras un retraso de quince minutos (que suerte, esta vez fue poco tiempo), apareció la banda y empezó a caldear el ambiente antes de la salida de la estrella, momento sin duda difícil en mi vida. La verdad es que no tenía noticias sobre el estado físico de Willy, y después de verlo sólo lo podría catalogar como lamentable. Esquelético, casi todo el concierto sentado en un taburete, leyendo las letras de las canciones, con un más que evidente temblor de manos, gestos extraños, comentarios extraños.....No hay duda de que la mala vida le está pasando factura.
Y pese a todo ello, no podemos decir que fuera un mal concierto. Vivimos la belleza de Mixed up, shook up girl o Heart and soul, la fuerza de las enlazadas Savoir faire y Cadillac walk, como no Spanish stroll, además de temas de sus últimos trabajos, referencias a Elvis y un Demasiado corazon que, curiosamente para mí, fue lo más jaleado por el público. Digo curiosamente porque con un repertorio tan brillante como tiene este hombre, pasarse el show esperando a que suene esta canción me parece cuanto menos curioso. La banda estuvo bien, con el gran Kenny Margolis al teclado y acordeón, y la extraña presencia de dos orondas chicas de color a los coros cuya presencia pasó más que desapercibida.
En fin, sensación agridulce. Afortunadamente no fue una situación patética como la que vivimos hace nueve años en el Poble Espanyol los asistentes al concierto de Johnny Winter (lo puedo catalogar como el peor y más triste de mi vida), pero realmente el estado de Willy DeVille no ofrece muchas esperanzas de cara al futuro de su carrera.

Mr. Wolf


Más info en la web del músico