lunes, 26 de octubre de 2015

PALACE OF THE KING. ROCKSOUND. 24/10/15

Directamente desde Australia, nos llega el último descubrimiento rockero de la temporada. La música de Palace of the King nos traslada rápidamente a los maravillosos 70, con referentes como Grand funk Railroad, Deep Purple o tantos otros de aquella gloriosa década. Después de varios EP's, este año ya han publicado su primer disco, titulado White bird/Burn the sky, con portadas psicodélicas en todos los casos (y bastante feas, si se me permite la opinión).
En nuestra querida sala Rocksound nos encontramos con la curiosa imagen de ver a seis tipos embutidos en el pequeño escenario, pero la lástima es que fuera de él no éramos muchos más. Y motivos para asistir sobraban. Sábado noche y concierto a un precio asequible. Como me comentaba un seguidor de este blog, ¿hay algo mejor para hacer? Ya lo decían Burning en su día: “Unas copas, unos amigos y un poquito de Rock'n'Roll”. Pues eso.
Canciones como Take your medicine, I swear on my life, Deal with the Devil o Free animan al más pintado. Resultan espectaculares los duelos guitarreros entre Leigh Maden y Matthew Harrison. El teclista Sean Johnston también tuvo momentos destacables. Y la sección rítmica, formada por el bajista Andrew Gilpin y el batería Anthony Troiano nos obsequió con un momento jam que resultó de lo mejor de la noche. Y al frente de todos ellos, el vocalista Tim Henwood se mostró como un perfecto maestro de ceremonias. Por cierto, no sé si soy el único, pero físicamente me recuerda bastante a Kurt Cobain.
¿Son la sensación del año? No. ¿Van a cambiar el curso de la historia? No. ¿Llenarán estadios algún día? No. Pero nos hicieron pasar un buen rato, y de eso se trata, ¿verdad?

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo
Más info en el Facebook del grupo

domingo, 25 de octubre de 2015

THE CRUNCH. RAZZMATAZZ 3. 22/10/15

Podemos decir que con The Crunch estamos ante toda una superbanda del underground. Tenemos al frente a Sulo Karlsson, cantante de Diamond Dogs y que aquí también toca la guitarra. Al bajo toda una leyenda, como es Dave Tregunna, de Sham 69, Lords Of The New Church o Cherry Bombz (fantástico grupo recordado únicamente por los fanáticos de Hanoi Rocks, entre los que se cuenta un servidor). También por los Bombz pasó el batería Terry Chimes, aunque es más conocido por haber formado parte de The Clash, grabando su primer disco. A la guitarra, procedente de los Cockney Rejects, Mike Geggus. Y al teclado y voces, Idde Schultz, de los suecos Docenterna. No está nada mal. Ahora, y aparte de algún que otro 7”, cuentan ya con dos trabajos grabados, Busy making noise y Brand new brand, y se han lanzado a una gira española que resultaba realmente interesante.
Al llegar a la sala, nos dimos de bruces con la situación de que las puertas se abrían una hora más tarde de lo anunciado. Bien, cosas que suceden en nuestro país. Más tarde, comprobamos que apenas se llegaría a la mitad del aforo. La noche se torcía cada vez más, pero las dudas se disiparon rápido con el primer tema, Lonely beat of the heart, un fogonazo Punk Rock que marcaría la pauta a seguir durante todo el concierto, en el que darían un buen repaso a sus grabaciones. Así, sonaron también Street flavor, Neon Madonna, Gangster radio o Down by the border. Y debo decir que, en muchas ocasiones, a quien más me recordaban era a los Clash, hecho que también ocurre en disco y que, desde luego, no es nada malo. El simpático Tregunna recordó a Stiv Bators diciendo que siempre lo lleva en el corazón (y nosotros también, Dave) antes de interpretar el enorme Russian roulette, de los Lords Of The New Church. Y no fue la única versión de sus bandas anteriores. También cayeron Bad man, de los Rejects, o el Borstal breakout, de Sham 69, provocando la locura en las primeras filas, donde había grandes fans de Mike Geggus, un tipo cuya presencia impone bastante. Su contrapunto es la simpática Idde, que no paró de saltar y bailar en todo momento.
En definitiva, un buen concierto de una gente bregada y veterana. Lástima que resultara demasiado corto; algo más de una hora resulta muy poco tiempo para estar sobre el escenario. Esperemos que la próxima vez se estiren un poco más.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo
Más info en el Facebook del grupo

sábado, 24 de octubre de 2015

NUDOZURDO. APOLO 2. 17/10/15



Pues si, una rareza para los que nos visitais en esta web. No sólo de guitarrazos vive el hombre (o sí, en el caso de algunos de los miembros de bcnenconcierto). Aunque también tienen su punto rockero,  la verdad es que la música de los madrileños transita por caminos menos constreñidos e etiquetables.
Segundo concierto de Nudozurdo en Barcelona para presentarnos su álbum Rojo es Peligro, más electrónico que los anteriores, después de su corto setlist en el Lets Festival hace algunos meses.  Esta vez sin compartir escenario, para alegría de los fans de esta banda que comienza a ser considerada de culto: estilo propio con, si acaso, alguna reminiscencia hacia los The Cure del Desintegration. Por otra parte no se me ocurre ninguna semejanza para la fragilidad de voz de Leo Mateos, cantante y compositor. De esas voces que, o te encantan (como en mi caso) o la odias.
Puntualmente y con un Apolo 2 algo frío (media entrada, llegando a los tres cuartos al final del concierto) Nudozurdo se presentó en formato trío, algo que lastró el concierto en algunas de sus composiciones. Especialmente las del último disco contienen multitud de pasajes en los que suenan sintetizadores y, aunque en algún momento hubieron bases pregrabadas, se echaron en falta unos teclados. Suponemos que ésta es la causa de que no tocasen su excelente single El Grito, al tratarse de una canción bastante apoyada en sonidos electrónicos.
El concierto estuvo dividido en dos partes con un pequeño descanso en medio, tras el cual tocaron 5 temas. Pletóricos en cuanto a sonido, tuvieron algunos problemas con la iluminación, casi inexistente hasta el tercer tema. En cuanto a la música, que es lo que interesa, presentaron varios cortes de su último disco como Carpinteros del mal, Bucles Dorados, No siento tu Amor y es Falso. Entremezclados, sus hits Prometo hacerte Daño, Mil Espejos, Ha sido Divertido y esa joya, muy coreada, llamada el Hijo de Dios. Incluso sonaron algunas canciones de su primer trabajo Tara Motor Hembra, como Golden Gotelé donde se lució especialmente el buen batería Ricky Lavado proveniente de unos recién desaparecidos Standstill, o una larguísima versión de Laser Love. Todas muy bien interpretadas aunque con un Leo algo frío como frontman. En cualquier caso personalmente  eché muy en falta tanto el ya comentado single como la bellísima No me toqueis, una de mis cancioines favoritas.
Correcto concierto aunque algo irregular a un precio más que justo (12 €) para ver a una banda con un sonido y un público claramente definido, entre los cuales me incluyo. Así que...a esperarlos en la próxima gira.


Mr. Bull


Más info en el Facebook del grupo


TOM KEIFER. RAZZMATAZZ 2. 19/10/15

Quien no conozca a Cinderella se está perdiendo a una de las mejores bandas norteamericanas de los últimos treinta años. Aparecidos en plena efervescencia hard rockera de los 80, pronto se vio que tenían algo que los hacía diferentes, con una música más clásica y de raíces. Sólo cuatro discos de estudio en su haber, pero en mi opinión, todos ellos imprescindibles, sobre todo Long cold winter y Heartbreak station. Y el cerebro detrás de todo ello era Tom Keifer, cantante, guitarrista y compositor. Hoy la banda vive un hiato, que Tom ha aprovechado para grabar en solitario The way life goes, de 2013, y de paso, regalarnos esta gira.
Con puntualidad exquisita (algo extrañísimo por estos lares) y con los acordes de fondo de Bad seamstress Blues, Tom y su banda aparecían en escena para atacar ya con Fallin' apart at the seems, primer tema de Cinderella, al que siguieron dos de su disco: el potente It's not enough y A different light (debo reconocer que este último a mí no me convence demasiado). Así fue la noche, con varios temas de The way life goes y mayoría de Cinderella, con lo que pudimos disfrutar de Somebody save me, un delicioso set acústico con Heartbreak station, The flower song y Don't know what you got (till it's gone), o de un Shelter me final con aires Soul. Pero lo mejor estaba por llegar en el bis, con las brutales versiones de It's only Rock'n'Roll (but I like it), de los Stones, del With a little help from my friends de los Beatles en clave Joe Cocker y del último tema de Cinderella, un Gypsy road que nos volvió locos a todos.
Muy grande el señor Keifer, entregándose en cada nota y sudando a mares (esa casaca que lucía y que no se quitó en ningún momento me hacía sudar a mí también), y aunque no venga con el grupo de su vida, sí trajo a una competente banda detrás suyo. Cuatro músicos y una corista, más el apoyo ocasional de un roadie, que nos ofrecieron una fantástica noche rockera. ¿Tan gloriosa como la visita de Cinderella en 2011? Probablemente no, pero no se quedó muy atrás.

Mr. Wolf

Más info en la web del músico
Más info en el Facebook del músico

viernes, 23 de octubre de 2015

BLACKBERRY SMOKE. BIKINI. 18/10/15

De todas las bandas sureñas, no hay duda de que la que más ha crecido en estos últimos años es Blackberry Smoke. Y como muestra, la cantidad de público que congregaron en nuestra ciudad seis años después de su visita a Razzmatazz 3. Para empezar, nos encontramos una cola que llegaba a la Diagonal. Una vez dentro, resultó difícil acercarse a la mesa de merchandising (que por cierto daba gusto, con la discografía completa de la banda en CD y vinilo), y ya abajo, vimos lo reventadísima que se encontraba la sala Bikini, con el habitual (y tramposo) truco de levantar la pared que separa las dos salas. Un agobio total, pero que ciertamente valió la pena.
Lamentablemente, apenas pudimos ver el final del grupo telonero, un trío llamado The Record Company que dejó muy buenas sensaciones y se ganó unos cuantos seguidores. A ver si vuelven de nuevo por aquí.
La festiva Six ways to sunday sirvió para abrir una velada sin freno por parte de los chicos de Charlie Starr. Un buen puñado de temas irresistibles le siguieron: Pretty little lie, Rock'n'Roll again, Everybody knows she's mine, Shake your magnolia o Ain't much left of me, ampliamente coreados por un público fiel que desafió las incomodidades para volcarse con el grupo. Y es que es un lujo encontrarse con algo así, Rock sureño en estado puro por parte de una banda de primera división. Teclado omnipresente y guitarras fabulosas en unas interpretaciones perfectas. Lástima del sonido del bajo, demasiado alto toda la noche.
Pese a funcionar desde hace ya muchos años,la formación es la misma desde sus inicios, con Charlie Starr a la voz y guitarra, Paul Jackson a la otra guitarra, Richard Turner al bajo y Brit Turner a la batería, con el añadido del teclista Brandon Still, reclutado ya hace un tiempo. Y ahora mismo, la banda se encuentra en su mejor momento creativo y de popularidad, que a buen seguro aprovechará. De hecho, yo apostaría a que no tardarán otros seis años en volver. Y espero no equivocarme.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo

sábado, 17 de octubre de 2015

THE SONICS. BIKINI. 14/10/15

La verdad es que jamás habría imaginado encontrarme con algo así. He estado en conciertos en los que el grupo que actúa arrasa literalmente la sala y te deja con la sensación de haber visto un espectáculo aplastante. Ahora mismo me viene a la cabeza aquella ya lejana noche en Mephisto con Backyard Babies. Pero los suecos en aquel momento tendrían entre 25 y 30 años, aproximadamente. Y eso es lo curioso, porque con los Sonics salí exactamente con la misma sensación... ¡¡pero ante unos tipos septuagenarios!! Lo que nos ofrecieron durante algo más de una hora en Bikini superó ampliamente mis expectativas. Energía brutal, locura en una llenísima sala, pogos en las primeras filas y unas canciones que nos dejaron sin aliento de la primera a la última. Considerados padres del Garage Rock y precursores del Punk, ofrecen un directo alejado de lo que se puede esperar de un grupo de sus características. No es que sean dignos, ¡es que lo son más que muchas bandas jóvenes!
El concierto empezó (y siguió) a todo tren: He's waitin', Shot down, Sugaree, uno tras otro, sin descanso. Con Cinderella aquello ya se convirtió en una fiesta en la que la integridad física de los que estábamos más cerca del escenario corría peligro. Have love, will travel, otro clásico incontestable.Y más: Keep a knockin', Louie Louie, temas que no son suyos aunque lo parezcan. Y ya en el bis, final apoteósico con The witch. Además, resulta curioso ver como los temas de su último trabajo, This is The Sonics, no desentonan en absoluto junto a los que tienen ya medio siglo de vida.
Tres miembros originales: el guitarrista Larry Parypa, el teclista Gerry Roslie y el saxofonista Rob Lind, combinándose los dos últimos a la voz junto al bajista Freddie Dennis. Tras ellos, el espectacular batería Dusty Watson, y como invitado especial en Cinderella, el productor de su nuevo disco, Jim Diamond, que se ocupó del bajo. Todos ellos nos ofrecieron una noche mayúscula para el recuerdo. Quizá no tengamos muchas más oportunidades de verlos sobre un escenario, así que si vuelven por aquí no podemos dejarlos escapar.
¡Grandes The Sonics!

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo

lunes, 12 de octubre de 2015

CALELLA ROCKFEST 2015. FÀBRICA LLOBET (CALELLA). 10,11/10/15

Tercera edición de este interesante festival de Calella. Estuvimos en la primera, que nos dejó un gran sabor de boca, pese a las dudas de continuidad creadas debido al escaso público asistente. Dudas que se acrecentaron en la segunda edición, ante un cartel que, pese a Y & T y Bernie Marsden, no acabó de convencer. Ahora hemos vuelto a asistir con un magnífico cartel y con una afluencia de público que hace pensar que, este tercer año, puede haber sido el de la consolidación del festival. Eso deseamos.

Sábado 10. La jornada se abría con la actuación de los británicos Albany Down, practicantes de un Hard Rock Blues clásico. Pusieron ganas y hubo lucimiento especial para su guitarrista en unas canciones más que correctas. Lástima de su imagen, bastante anodina. Un grupo cumplidor para dar inicio al festival y calentar motores.
Los siguientes en pisar el escenario fueron House Of X. Veteranos de la escena londinense y ex de grupos reconocidos, especialmente de los maravillosos UFO. Al frente, un tipo como Danny Peyronel, un tipo que también ha colaborado con nuestro Salvador Domínguez en aquel proyecto llamado Tarzen, mediados los 80. Actualmente ha dejado los teclados para dedicarse a cantar, con unas limitaciones evidentes que suple con una gran simpatía. Sus temas propios sonaron bien, pero cuando tocaron los de UFO, ay amigo, eso son palabras mayores: Let it roll, Shoot shoot, Mother Mary, Lights out, Rock bottom o el final con Doctor doctor. Todos temas imbatibles perfectamente llevados al directo por unos músicos dignos, que no se convierten en ningún momento en una banda tributo. Se ganaron a la gente.
Para seguir, Dan Baird & Homemade Sin. Ya hemos hablado más de una vez de ellos. Rock'n'Roll festivo interpretado con pasión y ganas de pasarlo bien. Mucho tema nuevo de su reciente trabajo, Get loud!, como el que le da título o el divertido Don't be wastin' my time. Y por supuesto, esos temas que levantan a un muerto, como I love you period o un atómico Railroad steel, mezclado con el It's only Rock'n'Roll, de quien todos sabemos. Como siempre, Dan bromeando y dejándose la piel, Warner E. Hodges brillantísimo con la guitarra, Mauro Magellan machacando sin piedad los parches, y Micke Nilsson cumpliendo perfectamente con la papeleta de sustituir a Keith Christopher al bajo, quien parece ser que ya no volverá a la banda por sus problemas de salud. En definitiva, hay que decirlo aunque fuera previsible, apabullantes.
El final de la jornada correspondía a Junkyard, una de las bandas más especiales (probablemente junto a Rock City Angels) surgidas de la etapa Sleazy de los 80 en Los Angeles. Les tocaba la difícil papeleta de cerrar la primera noche. Difícil por el escaso público que ya quedaba en el recinto y por la exhibición anterior de los de Dan Baird. Pero nada de eso les amilanó, y en mi opinión, ofrecieron la mejor actuación del fin de semana. Y la más salvaje también. Impagable ver la sensación de pánico entre los de seguridad cuando David Roach volvió locas a las primeras filas en el bis. O cuando dijo que no le gustaba la zona vallada para fotógrafos, que quería estar cerca de su gente. Gran actitud Punk la del señor Roach. La banda salió como un cohete escupiendo uno tras otro todos esos grandes temas: Shot in the dark, Blooze, Misery loves company, Simple man, o la versión final en el bis que antes comentábamos, de Nice boys (don't play Rock'n'Roll), de mis queridos Rose Tattoo. Antológico cierre de la primera jornada, con una actuación que nos tumbó desde la primera a la última nota.
Cansados pero felices, tocaba descanso, que al día siguiente seguía el festival.

Sábado 11. Llegamos a la Fàbrica Llobet con la actuación ya empezada de La Banda del Yuyu, que resultó ser toda una sorpresa para los que no les conocíamos. Rock'n'Roll clásico, sureño, cantado en catalán. Hecho extraño si tenemos en cuenta que bajo aquella famosa etiqueta de Rock català la mayor parte de grupos eran medianías alejadas del Rock que si hubieran cantado en otro idioma habrían sido olvidados mucho tiempo atrás. Pero este grupo era otra cosa y sonaba realmente bien. Buen inicio para la segunda jornada.
El siguiente turno era para el guitarrista norteamericano Jared James Nichols. Blues Rock de alto voltaje en formato power trio. Muy jóvenes los tres, por cierto. Sudor y entrega desde el primer tema y brillantez a la guitarra. Y si encima se lucen con versiones como Rock'n'Roll hoochie koo, de Rick Derringer, o de Mississippi Queen , de Mountain, el triunfo queda asegurado, como se vio por la reacción de la gente. Un músico a seguir, sin ninguna duda.
A continuación, nada más y nada menos que el señor Glenn Hughes, uno de los músicos de su generación que más respeto me merece y que mejor lleva su carrera a estas alturas. Parece ser que era la actuación más esperada del festival, siendo la más larga y viendo el llenazo que consiguió, algo que no ocurrió en ninguna otra. En esta ocasión, también venía en formato de trío, y además, con un guitarrista muy destacable, como es Doug Aldrich, lugarteniente de David Coverdale estos últimos años en Whitesnake. El historial de Glenn Hughes tira de espaldas, con multitud de proyectos: Trapeze, Deep Purple, Black Sabbath, Hughes-Thrall, Black Country Communion..., y en sus directos, muchos de ellos tienen cabida, además de su carrera en solitario. Así, sonaron temas como First step of love, Black country, Soul mover, esa maravilla llamada Mistreated, y un Burn final que lamentablemente se vio afectado por un sonido horrible, único punto negro de su actuación junto al aburrido solo de batería. Por lo demás, espléndido. Por cierto, nos emplazó para una gira el año próximo.
Y llegamos al final con los Quireboys, grupo ideal para cerrar el festival. Y es que no se me ocurre mejor manera que vibrando con todos esos himnos rockeros que nos ofrecen Spike y los suyos cada vez que se acercan por aquí. Misled, Hey you, Roses & rings, There she goes again, son temas que he oído cientos de veces y que probablemente siempre han tocado cuando los he visto en directo. Pero ese buen rollo, esa diversión, en definitiva esa fiesta, vale la pena. Y si las dos últimas canciones que suenan en el Calella Rockfest 2015 son la bellísima I don't love you anymore y la electrizante Sex party significa que la vuelta a casa se realiza con una satisfacción enorme. La vida puede dar muchas vueltas, pero Quireboys siempre estarán ahí para alegrárnosla.

El festival ya terminó, pero esta vez estamos seguros de una cosa, y es que en 2016 volverá a haber una nueva edición, con nuevos nombres para darle lustre. Perfecto.

Mr. Wolf




Más info en la web del festival
Más info en el Facebook del festival

lunes, 5 de octubre de 2015

RYAN BINGHAM. BIKINI. 03/10/15


Hacía mucho tiempo que no tenía tantas ganas de ir a un concierto. Entre los músicos de raíces americanas de los últimos años Ryan Bingham es sin duda uno de los más interesantes y tiene un buen número de ese tipo de canciones que se te clavan en la memoria y que te llegan muy adentro. Este tipo tiene eso que los flamencos llaman duende, tiene mucha clase, una voz muy personal y una excelente actitud en directo; estuvo muy simpático y sonriente durante todo el concierto, bromeando incluso con la limitación horaria que le impuso la sala Bikini, y que aunque él se tomó a broma al público no le pareció tan divertida.

Discográficamente ha retomado el pulso a su carrera y su último disco Fear and Saturday night es tan disfrutable como Mescalito, su excelente debut en 2007. En estos años ha pasado por todo un carrusel vital en el que ha tenido momentos de gloria y alegría como la concesión del Oscar a la mejor canción, premios Grammy, etc.. con una profunda depresión después de la muerte de sus padres. La verdad es que se le veía totalmente recuperado, la paternidad le ha sentado muy bien y se le ve feliz. 

Venía con una nueva banda en sustitución de los Dead horses. De su anterior grupo sólo tuvimos la presencia de Elijah Ford, el hijo del gran Marc Ford como telonero e invitado en un tema. A la guitarra y el bajo estuvieron los ex componentes de Rose hill drive, Daniel y Jackob Sproul y con el violín un veterano Richard Rowdy Bowden que resultó un complemento excelente para la música de Ryan Bingham; en muchas fases del concierto se producían unos encuentros musicales espléndidos entre las guitarras y el violín; la verdad es que la banda sonó muy compacta.

El repertorio estuvo muy centrado en su último disco del que sonaron temas como Nobody knows my trouble, Broken heart tattoos, Top shelf drug, la excelente Island in the sky, la fronteriza Adventures of you and me o My diamond is too rough. Tuvo tiempo para repasar temas más antiguos como Dollar a day, Hallelujah, Tell my mother i miss her so o esa gran canción que es Southside of heaven.

Un gran concierto de un músico muy interesante al que no hay que perder la pista; esperemos que no tarde mucho en volver, ya lo estamos deseando.

Mr. Sheep

Más info en la web del músico