martes, 30 de agosto de 2011

EDDIE SPAGHETTI. VALHALLA ROCK BAR. 28/08/11

El líder de Supersuckers en solitario y en acústico presentando su reciente Sundowner. Motivo más que suficiente para acercarse una calurosa noche de verano al corazón de Barcelona para pasar un buen rato. Además, con este concierto Eddie Spaghetti cerraba esta gira, si dejamos a un lado un concierto en Bélgica como telonero de The Bellrays, con lo que las expectativas eran realmente prometedoras. Buenos temas, formato íntimo, buenos teloneros...todo indicaba que podía ser una gran noche. ¿Qué falló? Pues que después de cincuenta minutos el concierto acabara sin más. Inexplicable. ¿No tiene más repertorio este hombre? Pues con tres discos en solitario y una decena con su banda, me parece que canciones no le faltan. Sí, de acuerdo, la entrada era barata, pero creo que cuesta muy poco tocar unos minutos más y dejarnos felices a todos.
Vayamos por partes. Para empezar, vimos como grupo telonero a Mescaleros, de los que ya hablamos meses atrás cuando abrieron para Nashville Pussy. Y otra vez nos gustaron mucho, en esta ocasión en formato acústico (salvo una guitarra eléctrica), demostrando que no tienen nada que envidiar a otras bandas foráneas. Y si encima nos regalan espléndidas interpretaciones del Simple man de Lynyrd Skynyrd y del Tush de ZZ Top, pues ya no hay queja posible. Buen grupo.
Un barbudo Eddie Spaghetti se presentó en la sala con su mujer, su hija pequeña y su simpático hijo Quattro, que se reveló como la estrella de la noche. Fue curioso ver a un crío de diez años encargándose de vender camisetas, pero más curioso aún fue cuando salió a cantar un tema mientras tocaba también la guitarra con una tranquilidad pasmosa. Un futuro crack. Y su padre, pese a la brevedad de la que hablábamos, nos ofreció una delicia de concierto. Él solo, sin necesitar a una banda detrás y con un repertorio básicamente de Supersuckers, en su mayor parte pedido por el público. Así sonaron Must've been high, Dead in the water, Sleepy vampire, The evil powers of Rock'N'Roll, mi adorada Roadworn and weary, Carry me home, Creepy jackalope eye, y para acabar (y con una cuerda rota) los himnos Pretty fucked up y Born with a tail.
Muy buen concierto, pero habría ganado muchísimo con una duración más normal. La próxima vez no seas tan tacaño, Eddie.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo

No hay comentarios: