miércoles, 24 de agosto de 2011

ANTIKARAOKE. APOLO 2. 22/08/11

Parte del equipo de bcnenconcierto muy bien acompañado

Hace tiempo que el equipo de Bcnenconcierto llevaba oyendo hablar de un lugar muy especial. Un lugar donde por un rato podríamos volver a nuestra adolescencia y convertirnos en frontman o guitar hero de nuestra banda preferida. Un lugar donde el tiempo se para y todo está bien. Pues bien: confirmamos que existe.
Nos desplazamos a la sesión habitual de los lunes donde ya en la puerta nos encontramos con nuestro amigo José María que nos comenta lo que nos vamos a encontrar y qué debemos hacer: se trata de reservar una canción y esperar nuestro turno para subir al escenario donde la excelente maestra de ceremonias Rachel Arieff nos dará paso en su momento.
Al entrar en la sala Apolo efectivamente vemos unos listados de canciones, exquisitamente seleccionadas (esencialmente rock y heavy, también pop e incluso tecno ochentero) donde el personal va apuntandose para cantar. Como corresponde, nosotros dejamos ésto para próximas veladas y hoy sólo haremos de observadores.
Sobre las 10 comienza el show. Rachel, al más puro estilo cabaretero va dando paso a los diferentes participantes. Y por allí van pasando el heavy de postal, el contable de la empresa, el friki del cole, el gigante bueno, la amiga poco agraciada, el guapo de turno, la jovencita bailarina, la pareja de guiris acaramelados, la gotica, la altísima romántica, la bella y la bestia, el maquinero cuarentón, la rarita de clase, el pequeño cantarín... No hay perfil, sólo actitud 100 % rock. Una mezcla de gente imposible donde todos, absolutamente todos, se convierten en diamantes en cuanto suben al escenario. Menuda metamorfosis. Aparece el Freddie Mercury más pasional, Rob Halford atronando, un atormentado Trent Reznor, unos Kiss en versión Donna Summer, la más bailarina cantante de The Gossip que se haya visto, AC/DC, Buckcherry, AHA, Katrina and the waves, Marilyn Manson...Algunos brillan especialmente: no creo que Bonnie Tyler lo haya hecho nunca mejor que aquí o que Freddie Mercury haya estado mejor representado (por duplicado). Pogos, olas humanas, cantantes tirándose al público. Todo como en el mejor de los conciertos.
Pero...un momento. Aunque en general el nivel fué altísimo, ahora me doy cuenta de que también se desafinó, que algunas performances fueron "difíciles", que hubo algún bailecito imposible, que algunos se notaba que eran profesionales, que a otros se les olvidó la letra, que algunas canciones las odiaba de joven. Y sin embargo... todo estuvo bien.
En realidad lo mejor es el ambiente, la hermandad, la ayuda al que desafina o se olvida la letra, las ganas de pasarlo bien. Y al final la felicitación a todos, por que todos se lo merecen. Han vencido sus miedos y están ahí dando lo mejor, cantando con más alma que los artistas de verdad. Al final daban ganas de abrazarlos a todos. Y de hecho se hace. La mayoría forman parte de una familia que repite lunes tras lunes, preparando su espectáculo y demostrando que cualquiera puede hacerlo.
Liberador, terapéutico, fraternal, divertido, macarra, transgresor.
Nos vemos los lunes en Apolo con una sonrisa de oreja a oreja¡¡¡

Os dejamos con nuestro esforzado amigo Jose María y su apasionado "The Show must go on"



Mr. Bull

Más info en la web del Antikaraoke


1 comentario:

Oseillo dijo...

Una gran reseña,pero, por que le haceis eso a vuestros lectores? Pobres aguantar mi "Show must go on" hasta llegar a la ultima linea, pese que tal vez era yo el gigante bueno y va a ser que no jajajaja, espero veros en breve subidos al escenario del Apolo!!