lunes, 23 de enero de 2023

GERMÁN SALTO. LA TEXTIL. 20/01/23

 


Germán Salto ha conseguido con su tercer disco una unanimidad crítica muy meritoria. Ha aparecido prácticamente en todas las listas de mejores discos nacionales. Desgraciadamente el gran público todavía no se ha enterado, y apenas 80 o cien personas se acercaron a La Textil para degustar su mágica propuesta.

En 2015 debutó con un precioso y misterioso disco, el del gallo en la portada, sin más créditos. Un disco repleto de melodías, mucho Folk, algo de Rock, y sobre todo grandes canciones. Dos años después nos sorprendió con su segundo disco, Far from the echoes, al que además de las mimbres del primero le endosó una carga de Rock progresivo tan fresca como inesperada. Con su tercer disco ha subido la apuesta progresiva, rockera y Pop. Además con una producción preciosista y barroca a cargo de Íñigo Bregel que ha sido todo un acierto. Ha cambiado el inglés de sus dos primeros discos por el castellano, y lo ha hecho con naturalidad y sin estridencias. De hecho, y aunque sus actuales directos se basen en su disco en castellano, se intercalan algunos de sus temas en inglés y fluyen con total naturalidad.



Pude disfrutar de su directo el pasado mes de Septiembre en el festival Altaveu de Sant Boi. Ofreció un buen concierto, pero se notaba que faltaba un poco de rodaje. Apenas cuatro meses después, la banda sonó como un cañón, perfectamente engrasada. Y eso hizo que a Germán se le viera un poco más relajado.

Alberto Anaut y Manu Garaizabal estuvieron brillantes a las guitarras y a los coros, Pablo Solo e Íñigo Pilatti formaron una sección rítmica de primera y Mamen Martínez mostró solvencia y tablas a pesar de llevar poco tiempo en la banda. Germán utilizó principalmente la acústica, pero se adornó también con la eléctrica y la de doce cuerdas.

Comenzaron con el Vals, seguido de Nada que hacer, Fija en la pared, Between the lines, Arder, humo y desaparecer, Cuando no tenías sed. Un punto de nostalgia con temas como Till the morning, Everything, Home again o una versión de Girl entre su irresistible melodía Pop y desarrollos guitarreros dignos del mejor Rock sureño. Temazos del nuevo disco como No y una coreada Solo el tiempo, guiños al No matter what de Badfinger, y una gran versión del I want you bad de NRBQ. Eclecticismo, preciosismo y emoción. 



Conozco gente que sólo disfruta de alguna de las facetas musicales de Germán , pero a la que les cuesta aceptar al resto de sus influencias. Yo no tengo ese problema, y me encanta esa mezcla tan personal de melodías Power Pop, ensoñaciones Country Rock, Rock progresivo y armonías vocales y orquestales dignas de los Beach Boys o Burt Bacharach.

Ojalá Germán siga tan valiente y mucho más público descubra su música, merece mucho más reconocimiento del que tiene en la actualidad.

La sala sonó muy bien, como siempre, y nos sentimos cómodos y entre amigos. Habrá que volver pronto.




Mr. Sheep

 

Más info en el Facebook del músico



martes, 3 de enero de 2023

SATURNA. LA TEXTIL. 30/12/22


A veces no es necesario irse muy lejos para encontrar buenas bandas y simplemente basta con echar un vistazo a lo que tenemos por aquí. Saturna son un buen ejemplo de ello, y si en lugar de ser de Barcelona fuesen americanos o escandinavos es posible que disfrutasen de más éxito. Pero así son las cosas, y para quien no los conozca que ponga sus oídos en alerta para descubrir a este excelente grupo de potente sonido setentero. Por aquí ya habíamos comentado algún concierto de James Vieco Band, el grupo de su cantante, y ahora es el momento de hablar de la banda madre con esta noche especial de versiones de los 70. Una gran década para la música, ¿verdad?

Bonita manera de acabar el año en lo que a conciertos se refiere, con Saturna ofreciendo un repertorio de canciones de grandes bandas del pasado y con invitados especiales. Para abrir boca tocaron dos temas propios, Drowning y Keep me trying, que desde luego no quedaron en mal lugar ante lo que vendría después. Tras estos dos temas ya se abrió la veda con el Fire and water de mis amados Free. Y a partir de ahí una soberana fiesta en la que fueron cayendo gemas de Black Sabbath, Neil Young, Jethro Tull, Rory Gallagher, Deep Purple o The Doors mientras iban desfilando invitados de grupos como Th' Booty Hunters, Cachemira o Electric Monolith: Dani Bañón, Gastón Lainé, Claudia González o Pepo Villena. Todo ello con clase, respeto, buen gusto y ganas de pasarlo bien, por supuesto. Además, fue de agradecer que no se decantaran únicamente por los clásicos que todos conocemos, que efectivamente cayeron algunos, caso del Come together de los Beatles. De Led Zeppelin podrían haber tocado alguna canción más trillada como Rock'n'Roll o Whole lotta love, pero se decantaron por Your time is gonna come. Y lo mismo podríamos decir con Rory Gallagher y su Bad penny o de Sabbath y A national acrobat. Eso sí, como broche final, un clásico de clásicos y en mi opinión un tema perfecto, el descomunal Free bird de Lynyrd Skynyrd. No se me ocurre mejor manera de terminar un concierto.

Triunfo total de Saturna y sus amigos frente a un local que había colgado el cartel de entradas agotadas horas antes. Todo un placer despedir el 2022 de esta manera.

Mr. Wolf

Más info en el Facebook del grupo
 

 

viernes, 30 de diciembre de 2022

MAIKA MAKOVSKI. RAZZMATAZZ 2. 27/12/22


Hace ahora justo una año comentábamos el concierto de Maika Makovski y su banda en el Teatre Nacional, justo en la víspera de la entrada en vigor de nuevas restricciones por el Covid. Por fortuna, el asunto ha mejorado sustancialmente desde entonces, y recordando aquella espléndida noche le tenía muchas ganas a esta nueva velada en la sala media de Razzmatazz, así que no podía faltar.
Lo que hace Maika me parece de lo más interesante que hay en el panorama nacional actualmente. Se trata de una propuesta diferente a todo y arriesgada, pero parece ser que le funciona, y desde aquí nos alegramos enormemente y ya estamos esperando sus siguientes pasos. Necesitamos más músicos de este tipo.
 
El concierto fue bastante parecido al de un año atrás, repasando en su mayoría el último disco, MKMK, ya desde la inicial, la preciosa Persian eyes. Siguieron con Chinook wind, tema título de su anterior trabajo, y tras ese tranquilo inicio ya se desató la tormenta con un caótico Scared of dirt. Más temas un poco alejados en el tiempo, como Language o When the dust clears, y también alguno nuevo, caso de Sister (si ese es finalmente el título otorgado, claro). ¿Versiones? Pues el This town ain't big enough for both of us, de los Sparks, un grupo al que yo personalmente no he conseguido nunca coger el punto. Quizá debería volver a intentarlo. Y claro, como decíamos, en el concierto final de la gira presentando MKMK, la palma se la lleva ese trabajo, con las ya imprescindibles Reaching out to tou, Places where we used to sit, Love you til I die, o ya en el bis I live in a boat. Mención especial también para Purpose, con Maika desatada sobre la valla que separa a los fotógrafos del público.
Tal y como dijimos sobre el concierto del año pasado, los músicos que forman la banda son realmente excelentes, y en esta ocasión se les juntaron en algún tema otros que ya han acompañado a Maika anteriormente, además de Ovidi Tormo de Los Zigarros, y de dos chicas disfrazadas de esqueleto bailando. De hecho, creo que en el tema final acabaron siendo doce personas sobre el escenario. Una fiesta total y una bonita manera de acabar la gira.

A ver qué es lo próximo que nos ofrece Maika Makovski. ¿Otro disco? ¿Retomar su programa televisivo? Estaremos expectantes.

Mr. Wolf





viernes, 23 de diciembre de 2022

GRAHAM BONNET BAND. WOLF. 19/12/22


Gira de la Graham Bonnet Band recreando el inmortal disco Down to earth de Rainbow, o al menos así se anunciaba. En realidad se dejaron dos temas de ese trabajo pero a cambio sonaron otros de la trayectoria del cantante. Un hombre que en su carrera ha lidiado con unos cuantos guitarristas de carácter difícil, como Ritchie Blackmore, Michael Schenker o Yngwie Malmsteen, ahí es nada. Pero, evidentemente, lo más destacable siempre ha sido su voz, que mantiene de manera digna, pese a que el tiempo castiga a todos, también a nuestros héroes musicales.
Graham ya no es aquel cantante que emanaba carisma y chulería con Rainbow en el festival de Donington de 1980. Ahora le vimos mayor, como es obvio a dos días de cumplir 75 años, y además se encontraba recuperándose de una operación de rodilla, con lo que su movilidad no era la más adecuada. Pero él se lo toma con humor, y su profesionalidad está fuera de toda duda.

Era mi tercera vez con él en directo, y no tenía claro lo que me iba a encontrar. La primera ocasión en que le vi, dos décadas atrás y acompañado de Don Airey, ofreció una gran noche rockera en la sala Bikini. Unos años más tarde, mi segunda vez no fue tan satisfactoria, dejándome muy frío, provocando que ya no fuera a sus siguientes visitas. ¿Y en esta tercera ocasión? Concierto digno y correcto de una leyenda, con un repertorio que tira de espaldas. Porque claro, Down to earth tiene unos cuantos temas imbatibles en sus surcos, y el cantante inglés y su banda nos obsequiaron con los clásicos conocidos por todos All night long y Since you been gone. Pero también nos añadieron Eyes of the world, Love's no friend, Makin' love y la traca final de Lost in Hollywood. Además, dos gemas de su etapa junto a Schenker, que fueron Desert song y Assault attack; y de su obra en solitario Line-up tocaron S.O.S. y Night games. Su banda interpretó también el Lazy de Purple, más que nada para que Graham pudiese descansar un poco mientras sus músicos procedían a exhibirse con sus solos, no demasiado extensos, afortunadamente.

Sin duda, Graham Bonnet es una de las voces clásicas del Hard Rock de los 80, y a su paso por Barcelona se mostró de lo más simpático y distendido, hablando mucho entre canciones y recordando a amigos desaparecidos como Cozy Powell y Ronnie James Dio. Esperemos que se mantenga en forma durante muchos más años.

Mr. Wolf

Más info en el Facebook del músico
 

 

martes, 29 de noviembre de 2022

RADIOACTIVAS. FREEDONIA. 26/11/22



 Radioactivas son un grupo muy especial. Les tengo mucho cariño desde que las vi tocar en el concierto del 30 aniversario de los Motosierras, en 2019. Entonces se llamaban de otra forma, Las Pésimas. Un apelativo simpático que fuera de la broma obvia no podía ser más erróneo. Ya entonces sonaban como un cañón, con esa mezcla tan personal de bandas como los Stooges, los Cramps, los Ramones, las Babes in Toyland o L7. En esa época la cantante era Lola, y transmitía una fuerza y una energía muy contagiosa. En el festival Sintonizza de Santa Coloma en 2021, volvieron a hacer un concierto cañero y divertido, allí me enteré de que Lola dejaba el grupo y pensé que les iba a costar seguir adelante. Me equivoqué. Apareció Eri en escena y siendo una vocalista y frontwoman muy diferente, enseguida vi que se adaptaba perfectamente a la maquinaria radioactiva. También se incorporó Tali a la guitarra y con esa nueva formación he podido disfrutar de su directo varias veces, entre ellas en una explosiva gira con los imprescindibles Cápsula. Hace poco Tali también ha tenido que dejar el grupo, y desde entonces les acompaña a la guitarra un viejo amigo, Morton. Con la alegría de disfrutar una vez más de su directo me acerqué, rodeado de amigos, un Sábado por la noche a la sala Freedonia. Una sala pequeña y muy bonita en la que Radioactivas volvieron a darnos una lección de Rock garagero, sucio y divertido. 



Saltaron al escenario a mil por hora, espoleadas por la base rítmica que conforman Annabel Lee a la batería y Mohnny Cash al bajo. Annabel es todo un espectáculo por sí misma, toca con una pasión y una alegría contagiosas. Mohnny parece la que lo controla todo con el ritmo de su bajo y sus miradas inquisitivas al resto de la banda. La guitarra ramoniana de Morton empasta perfectamente con la guitarra sucia y stooge de Mary Thunders, que parece el cerebro en la sombra desde su discreción escénica. La simpatía y las sonrisas de Eri parecen contradecir su contundencia como vocalista. Fue una noche de Rock n' Roll imperfectamente perfecta, en la que el público disfrutó de lo lindo y se entregó a la banda.



Tocaron algún tema de su primer disco, La Resistance, como I only wanna dance with my friends, casi todo su último trabajo, Pesimea o revienta, con auténticos himnos como La Iguana, cantanda por Mohnny, o La Choni garagera, también sonaron You make me hot y Me pones enferma. Sonaron temas que no tienen publicados, y que por lo escuchado lo merecerían, y algunas versiones atómicas de Shitlist de L7, el Nene de Barna de los Motosierras, cantado, como no, por Morton, un bailadísimo Psycho de los imprescindibles Sonics, y un fin de fiesta espectacular con Monkey Monggah Blues de los Deadyard, con Carlos Santolobo a la guitarra y Marc Morell a la batería, todo un lujo. Ver a Annabel aporrear sus tambores al lado de Marc golpeando la batería como si no hubiera un mañana, fue espectacular. 



Si no habéis disfrutado de su directo haceos un favor y no os las perdáis. Se avecina gira teloneando a Deniz Tek. Avisados estáis.


Mr. Sheep

Más info en el Facebook de la banda
Más info en el Bandcamp de la banda



domingo, 27 de noviembre de 2022

JESPER LINDELL. LA TEXTIL. 24/11/22



Había expectación por ver a Jesper Lindell en concierto, sus dos discos suenan a gloria, y las noticias que nos llegaban de sus conciertos por España nos hacían presagiar una noche mágica. Y la verdad es que ya desde los primeros compases del concierto nos dimos cuenta de que nuestras altas expectativas iban a cumplirse con creces. Un sonido perfecto, cristalino, y una banda puede que no muy carismática, pero excelente en todos los sentidos, especialmente Jimmy Reimers a la guitarra, violín, trompeta y coros, y Carl Michael Junior Lindvall al piano y coros. También estuvo excelente el bajista de los Blues Pills, Kristoffer Schander. Jesper Lindell es un joven pálido, guapo y aparentemente tímido, que esconde un vozarrón dentro de su cuerpo delgado. Es sorprendente su devoción por The Band, no solo por su versión de Twilight, su dueto con Amy Helm en el disco, y una portada que es también un bonito homenaje al supergrupo norteamericano; es que los arreglos de los temas, los dos teclados y los coros recuerdan en muchos momentos a sus maestros, y también es perceptible la influencia de Van Morrison en algunos temas, especialmente en la voz de Jesper



Repasó en profundidad sus dos discos, interpretando temas como Leave a light on, Westcoast rain, If there comes a time, Dance, la emotiva y casi acústica Christmas card, en la que recordó las largas horas que tuvo que pasar haciendo diálisis por unos graves problemas renales, y que dedicó a su padre, Run wild o Moving slow. Un gran concierto que nos dejó con ganas de más, con ganas de repetir cuando vuelva a acercarse a nuestros escenarios, y que nos dejó el recuerdo de una banda cercana y simpática que al final del show atendió a todo aquel que les pidió una foto, o que simplemente les saludó. 




Mr. Sheep

 Más info en la web del músico






miércoles, 2 de noviembre de 2022

FUNTASTIC DRACULA CARNIVAL. BENIDORM. 28-29-30/10/22

 




La decimoséptima edición del Funtastic Drácula carnaval ha sido la primera en contar con la presencia de bcnenconcierto.blogspot.com, pero con toda seguridad no será la última. Ha sido toda una experiencia, primero por la calidad de las bandas, después por lo inusual del espacio, y sobre todo por la magia y la simpatía de su público.



Tres días de festival dan para mucho, así que intentaré resumiros mis impresiones para no ponerme muy pesado. Al llegar al recinto, la discoteca Penélope aparece como un oasis en una zona un tanto triste de la ciudad, rodeada de locales vacíos y con poca vida. Al entrar el contraste con el exterior es brutal. Una sala grande llena de gente y música a todo trapo te predisponen para pasar una gran noche. En primer lugar me dirigí a explorar el recinto, lleno de recovecos interesantes, como salas pequeñas y calurosas con música atronadora, terrazas para descansar un rato, un escenario exterior rodeado de sitios para beber y comer algo. En fin, un recinto acogedor para disfrutar, rodeado de unas mil personas, de buena música. Ya situado, hidratado y acompañado de muchos amigos, habituales del festival en su mayoría, me acerqué a la terraza exterior para ver la primera actuación, que resultó un tanto decepcionante.

  Rocket 808 era un tipo vestido de vaquero encuerado negro, que ofreció un recital plano, con sus bases programadas, su voz distorsionada y su guitarra saturada. Un tanto decepcionado por la primera actuación me dispuse a disfrutar con los veteranos The Wildebeests. Tuvieron que luchar con un sonido flojo, pero demostraron que tienen mucho que decir con su Rock and Roll garagero ante un público entregado desde el principio. Billy Childish era una de los platos fuertes del festival, el público se agolpó en las primeras filas para disfrutar de un concierto de auténtico y genuino Punk Rock primario y salvaje, eso sí con un aire british muy clásico. En cuanto a los temas no estuvo mal, pero todo quedó muy lastrado por un deficiente e insuficiente sonido. Una pena, porque es un tipo muy interesante, otra vez será. Una vez acabados los conciertos del primer día todo fue desenfreno y diversión con la música de los dj’s hasta altas horas de la madrugada.



El Sábado disfruté de Benidorm. Una ciudad curiosa, tan llena de contrastes, y de gente. Me perdí las primeras actuaciones, entré en la sala cuando The Loons comenzaban su concierto, y lo primero que me alegró fue la mejora del sonido, mucho mejor que el día anterior. The Loons ofrecieron un buen concierto. Rock lisérgico con dos guitarras notables y un frontman con muchas tablas, Mike Stax. Zodiac Killers hicieron las delicias de los amantes de los pogos en las primeras filas con su Punk festivo y desenfadado. No entré en ningún momento en la propuesta de Egg Idiot. Musicalmente es un desastre, y además su disfraz ni siquiera se  parecía a un huevo. Lo de los franceses Frustration fue una brutalidad. Uno de los mejores conciertos del festival. Repertorio, sonido y actitud perfectos. Fue impagable ver la entrega del bajista surfeando por encima del público aporreando su instrumento. El cantante por momentos era poseído por el espíritu de Ian Curtis, y por momentos parecía Henry Rollins sin esteroides. Una banda a seguir. The Hall Monitors practican un R&B garagero muy disfrutable, me dejaron un buen sabor de boca. Los conciertos acabaron con el Punk atronador de los jovencísimos Bad Nerves. Los de Londres nos hicieron disfrutar, y sudar, con su entrega y su actitud. Can’t be mine sonó como un cañón.



El último día de festival comenzó para mí con el Power Pop de los también jovencísimos Uni Boys. Canciones Pop bajo la sombra de Big Star que sonaron muy bien. Quizás deberían romper el ritmo en su directo con algo más cañero de vez en cuando. Las dos voces combinan muy bien y se adaptan a los temas perfectamente. Habrá que estar pendientes de sus próximos pasos. Biznaga están convirtiéndose en una banda imprescindible en el panorama rockero español. Han pasado cuatro años desde la última vez que les vi en el festival Sintonizza y su evolución es imparable. Era Halloween y aparecieron en escena ataviados como los Clash. Sonaron compactos y potentes y nos dejaron más que satisfechos. Madrid nos pertenece fue coreada por todo el respetable en un momento mágico. Tenía muchas ganas de ver a los australianos The Meanies. Les vi hace muchos años en la sala Màgic y guardo un gran recuerdo de ese concierto. Han pasado los años, para mí y para ellos también, pero siguen dándolo todo en escena. Punk Rock cañero que el público supo agradecer con una de las grandes ovaciones del festival. El último grupo en saltar al escenario fueron los neoyorquinos Daddy Long Legs que triunfaron con su Blues pantanoso y saturado. Con influencias de Screamin’ Jay Hawkins y Blues Spencer. Nos hicieron disfrutar con su harmónica endiablada y su slide salvaje. Lo dieron todo. Así da gusto. Cuando acabaron los conciertos se lanzaron unos bonitos fuegos artificiales y continuamos con la fiesta hasta el amanecer.






El Funtastic es un festival especial, está lleno de músicos, promotores y gente del mundillo musical. Se respira un ambiente de camaradería y todo el mundo te hace sentir cómodo. Para una mayoría del público es como un parque de atracciones que te hace volver por unos días a la adolescencia, y aunque sólo sea por eso ya merece la pena. Si además las bandas son buenas, pues no se puede pedir más.



 

Mr. Sheep

 

Más info en la web del festival

 















lunes, 31 de octubre de 2022

PELÍCULAS: WE LOVE ROCKSOUND


Emoción. Esa es la palabra que primero me viene a la cabeza después de haber visto este documental dedicado a la inigualable sala Rocksound, estrenado tras una larga espera en el festival In-Edit. ¡Qué felices fuimos acudiendo allí habitualmente durante casi tres lustros!¡Y qué pena que ya no exista ese templo rockero! Antonio, Sandro y todos los responsables de que funcionase aquel pequeño garito del Poblenou tendrán nuestro agradecimiento eterno, y esta película les hace justicia.
 
En We love Rocksound se hace un repaso a la historia de la sala, con imágenes de muchos de los conciertos que hubo en ella, además de multitud de entrevistas a gente relacionada. Así, vemos hablar a músicos (nacionales e internacionales), periodistas, promotores o público en general. También aparece el dueño de discos Revólver, otro personaje que quizá merecería un documental, tal y como están las cosas ahora mismo. Obviamente, Antonio Celeiro es el máximo protagonista, y resulta admirable ver el esfuerzo que le supuso sacar adelante el local, con las pocas horas de descanso que tenía diariamente. Gran parte de la película está dedicada a la figura del desaparecido y llorado Javier Ezquerro, pieza fundamental para que la historia llegara hasta donde llegó, y al que lógicamente le estaremos siempre agradecidos, por supuesto.

En el documental también hay espacio para hablar de la poca repercusión en medios y el nulo interés de las instituciones por Rocksound y la cultura musical en general. Hoy la sala ya no existe, y Barcelona es un poco más triste de lo que ya era con su existencia, yendo de cabeza a ser una ciudad únicamente con conciertos masivos y festivales. No desvelaremos nada, pero en los minutos finales hay un comentario buenísimo respecto a este tema que yo personalmente me lo apunto, porque aparte de las risas que provoca es una verdad como un templo. Y los que ya habéis visto la peli seguramente estaréis de acuerdo conmigo.

We love Rocksound, un documento emocionante para los que vivimos a tope ese local, el mejor que había en la ciudad en unos años irrepetibles para la gente que amamos el Rock'n'Roll. Y quizá somos más de lo que parece, viendo que los dos pases en el festival agotaron entradas. We love Rocksound, siempre.

Mr. Wolf
 

 

 
 

lunes, 24 de octubre de 2022

THE AFGHAN WHIGS. APOLO 2. 23/10/22


No tengo ninguna duda sobre Greg Dulli. Es uno de los músicos más interesantes aparecidos durante los últimos treinta años, y con sus Afghan Whigs lo sigue demostrando con cada disco y cada concierto. Pero es que en solitario, con los Twilight Singers (histórico concierto el de 2004 en Razzmatazz 3), o con sus aventuras junto al llorado Mark Lanegan el nivel siempre ha sido excelente. Ahora, pocos meses después de verlos en el festival de Azkena, los Whigs se nos presentaban en una sala de dimensiones idóneas para disfrutar de su propuesta.

Tras anunciarse a las 19:00, finalmente el concierto pasó a las 20:00, y la misma mañana descubrimos que había telonero, algo que ni en la web de Apolo ni en ningún sitio habíamos visto. Este hecho provocó que nuestro Mr. Sheep no pudiera asistir y se indignara notablemente, y con razón. Como hemos dicho otras veces, el respeto por los asistentes a conciertos brilla por su ausencia. Una pena.

El telonero en cuestión era Ed Harcourt, músico británico que yo desconocía totalmente. Él solo, con la guitarra y el piano amenizó la espera con sus canciones, aunque en mi opinión abusara de efectos y sonido pregrabado, algo que odio. Pese a ello no estuvo mal y se mostró como un tipo simpático.
Lo de Afghan Whigs ya fue otra cosa. Aunque en un principio se les relacionó con el Grunge, su música me parece inclasificable y no me recuerda a nadie más. En directo suenan como una apisonadora, y es un placer ver la manera como el señor Dulli pone el alma en cada nota. Además, la incorporación del guitarrista Christopher Thorn (miembro de Blind Melon, casi nada) me parece un acierto total. ¿Las canciones? Pues en general hicieron un repaso a su fantástica discografía, con algunas gemas antiguas como Gentlemen, Somethin' hot o Summer's kiss. Obviamente, también hubo abundante espacio para sus trabajos más recientes, y aquí podríamos citar I'll make you see God, Matamoros o Demon in profile como ejemplo. Y alguna versión, como la final There is a light that never goes out, de los Smiths, grupo que a mí personalmente nunca me gustó, aunque la canción sonó de maravilla pasada por el filtro de los Whigs.

Somos afortunados por ser coetáneos de bandas como Afghan Whigs. Quizá por eso la sala estaba a rebosar con un público entregadísimo que salió con las expectativas más que colmadas. Claro que ver sobre un escenario a tipos como Greg Dulli es tiro seguro.

Mr. Wolf

Más info en la web de Afghan Whigs
 

 

domingo, 23 de octubre de 2022

KOMODOR. LA TEXTIL 19/10/22


Mon Dieu!!
Qué manera de rockear la de estos franceses. Sí, procedentes de nuestro país vecino, y tan escasamente rockero como el nuestro, por lo menos viendo lo que nos exportan fuera de sus fronteras. Pero Komodor sí se van haciendo un nombre en la escena, tras un primer EP homónimo publicado en 2019, y sobre todo después de la publicación, el pasado año, de Nasty habits, su primer largo, salpicado de Rock'n'Roll de alto voltaje con reminiscencias de bandas como MC5 (sobre todo) o Grand Funk Railroad. Y ahora han venido a presentarlo en su primera gira española, además con ganas de volver pronto, como me comentó su cantante Slyde Barnett. Pues visto lo visto, les estaremos esperando.

No creo que La Textil presentara más de media entrada, pero no pareció importar demasiado a los chicos de Komodor, viendo la intensidad con la que afrontaron el concierto. Un set corto, de hora y diez aproximadamente, pero con una entrega total, con alguno de sus miembros sudando copiosamente desde la segunda canción. Descargaron tanto el disco como el EP al completo, como debe ser, sin dejarse nada, además de una versión de...¡¡Slade!! ¡Qué grandes! Sólo por tocar el Know who you are de aquella maravillosa banda británica ya gozan de un absoluto respeto por mi parte. Luego, para el bis dejaron otra versión, pero de eso hablaremos más adelante, que tuvo miga el momento.
Como decíamos, uno a uno fueron cayendo todos los temas grabados a día de hoy por el grupo: Just an escape, Give up, 1984, el propio Nasty habits, y así hasta el soberbio final, con Believe it y Washing machine man. Imposible quedarse tan tranquilo frente a semejante descarga. Pero como guinda, lo mejor de la noche. Ese atómico Ramblin' rose de sus maestros de Detroit, MC5 (como no podía ser de otra manera), momento en el que Slyde se metió entre el público y entregó su guitarra a un amigo suyo, que tocó el tema metido entre medio de la gente (casualmente estaba justo detrás de mí), con todos, encima y debajo del escenario, aullando el estribillo del tema, finalizando de esta caótica manera un concierto con el que, sin duda, ganaron adeptos para su causa.

Gran noche de Rock'n'Roll, con sólo una pega, que fue ese desesperante retraso a la hora de empezar. Con lo bien que íbamos últimamente en ese aspecto.

Mr. Wolf

Más info en el Facebook del grupo
 

 

martes, 11 de octubre de 2022

NICK LOWE & LOS STRAITJACKETS. BOSC TANCAT (CERDANYOLA). 06/10/22


Menuda edición la que se han marcado este año los responsables del Festival de Blues de Cerdanyola. Aparte de repartir los conciertos por otros lugares de la ciudad, el precioso enclave del Bosc Tancat ha sido todo un acierto para ubicar las actuaciones más significativas, con nombres tan interesantes como los de Selwyn Birchwood, Martin Harley o Mitch Laddie, que ofrecieron grandes noches (o tardes) de Blues y Rock'n'Roll. Pero sin duda la joya de la corona de esta edición ha sido la presencia de Nick Lowe con Los Sraitjackets como banda de acompañamiento. Y además todo ha sido gratuito, algo que parece imposible en estos tiempos que nos ha tocado vivir.
 
El calificativo de leyenda es más que acertado para el británico Nick Lowe, un hombre que ha participado de un pedazo de la historia de la música durante los últimos cincuenta años, y a su currículum me remito. ¿Alguien recuerda a Little Village, por ejemplo? Con este bagaje y su saber hacer en escena, que muchos ya habíamos conocido, sabíamos que sería una espléndida noche, y no nos equivocamos. Sobrado de clase y excelentemente secundado por sus enmascarados acompañantes, Nick nos sorprendió, nos entusiasmó y nos emocionó con canciones como So it goes, Half a boy and half a man, Cruel to be kind, Somebody cares for me, Blue on blue o las inevitables (What's so funny 'bout) peace, love and understanding y When I write the book
También hubo tiempo para que el veterano músico se tomase un respiro y ahí fue cuando se lucieron Los Straitjackets pasando a un primer plano. No soy muy aficionado a la música instrumental, pero la verdad es que son muy buenos y con su Surf nos hicieron pasar un buen rato a los que allí estábamos, divirtiéndonos con temas como el tremendo Kawanga, el famoso Batman de la serie de los 60 (que todos coreamos, faltaría más) o el Venus de Shocking Blue. Todo ello sin quitarse sus máscaras de luchadores mejicanos en ningún momento, claro. Muy grandes.


Una gran noche dentro del marco de un gran festival plenamente consolidado con más de treinta ediciones ya, y esta post pandemia ha sido espléndida. Enhorabuena a los organizadores y hasta el año que viene.

Mr. Wolf

Más info en la web de Nick Lowe
Más info en la web de Los Straitjackets
 




 

jueves, 29 de septiembre de 2022

COUNTING CROWS. RAZZMATAZZ. 27/09/22


¿Alguien no ha escuchado alguna vez la canción Mr. Jones? Mejor dicho, ¿alguien no ha escuchado miles de veces la canción Mr. Jones? Una buena canción que las radiofórmulas se han dedicado durante casi treinta años a radiar una y otra vez consiguiendo quemarla y hacer que mucha gente acabe aborreciéndola. Y Counting Crows tienen más canciones, algunas de ellas bastante famosas también, pero aun así seguirán martilleándonos una y otra vez con Mr. Jones. De hecho, al mismo día siguiente del concierto la escuché en la radio.

Pero como decimos, hay más cosas en la vida de los Crows, y Razzmatazz presentaba una buena entrada, con mucha gente ávida por ver al grupo y muy fan en algunos casos, por lo que pude comprobar. Yo personalmente no pondría a esta banda como una de las principales en lo que a Rock clásico americano se refiere, pero es evidente que se trata de una buena banda con un buen puñado de recomendables discos a sus espaldas.
Para empezar la noche, con una puntualidad exquisita, la misma canción que abría su famoso primer disco y una de sus más reconocidas, Round here. Y tras Scarecrow la tercera, nada menos que Mr. Jones, momento en el que me vi absolutamente rodeado de móviles grabando. Por cierto, no pude evitar fijarme en la grabación que hacía una chica a mi lado que estaba bailando todo el rato y le estaba saliendo un churro de vídeo de campeonato. En fin... Al acabar el sobadísimo tema recordé el vergonzoso momento en el que los Eagles acabaron Hotel California en su visita de hace unos años y gran parte del público se largó del Sant Jordi sin esperar al final del concierto. Afortunadamente, esta vez no ocurrió, y menos al ser el tercer tema, claro.
Las canciones se iban sucediendo con espacio para toda su discografía: Butterfly in reverse, Omaha, I wish i was a girl, When I dream of Michelangelo, Elevator boots, la coreada Rain king, la bella A long december o la final Holiday in Spain. Todo ello con una exhibición técnica impresionante por parte de todos los músicos, que tocaron diferentes instrumentos (por cierto, la de guitarras que llegaron a aparecer en escena) con el cantante y líder Adam Duritz al frente, para el que ya ha pasado el tiempo de las trencitas, pero que sigue manteniendo intacto su carisma.

No tendrán un directo arrasador, pero como comentábamos antes, técnicamente son muy buenos y los noventa minutos de concierto dejaron satisfecho a todo el mundo en la sala. Perfecto.
Y ahora voy a ponerme Mr. Jones, que llevo dos días sin escucharla.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo
 

 

miércoles, 28 de septiembre de 2022

BYWATER CALL. LA TEXTIL. 25/09/22


Uno de los últimos conciertos antes de la llegada del Covid-19 fue el de Bywater Call en Rocksound, y también fue uno de los últimos a los que asistí en mi extinta sala favorita. Recuerdo cuando al acabar le comenté a esa cantante de poderosa voz llamada Meghan Parnell que volvieran lo antes posible, y viendo cómo se han sucedido los acontecimientos posteriormente tampoco nos podemos quejar, habiendo pasado tan sólo dos años y medio desde aquella visita. Así que, de nuevo, y ahora en La Textil, el septeto canadiense se plantaba frente a nosotros para ofrecer otro magnífico repertorio rockero y soulero con la clase que ya demostrara en 2020

En esta ocasión presentaban el reciente Remain, la continuación de su primer y homónimo disco, ambos la base del repertorio de la noche, claro. Así se fueron sucediendo los temas de uno y otro, como Forgive, Remain, Over and over, Let me be wrong, Falls away o ese pequeño clásico ya, que es el demandado y coreado Silver lining. Las versiones, como siempre en esta banda, tirando de buen gusto, con ese Love the one you're with de Stephen Stills, o un habitual de sus conciertos, ese The weight que tan bien hacen suyo.
Sobre todo hay que destacar la voz de Meghan, gran baza de este grupo, pero también a Julian Nalti y Stephen Dyte a la sección de vientos, que son los que más se lucieron, con sus instrumentos y con el cachondeo que se traían ambos con el cencerro. Aunque no sería justo olvidar al resto de músicos, que sonaron perfectamente durante la hora y cuarenta minutos de la velada.

Espléndido concierto, como también lo fue en su primera visita, de una banda que promete mucho, y es que la ecuación de grandes composiciones con un gran directo es imbatible. O sea que ahora a esperar más entregas discográficas con sus correspondientes visitas, por supuesto.

Mr. Wolf

Más info en la web del grupo
 

 

martes, 27 de septiembre de 2022

LITTLE CAESAR. WOLF. 22/09/22


Unos meses atrás comentábamos el concierto de Cruzados en La Textil, donde varios miembros de Little Caesar acompañaban al cruzado original Tony Marsico en la resurrección de la banda. Ya entonces avisábamos de lo imprescindible de esta noche en Wolf, y eso fue exactamente: una velada imprescindible para los amantes del clásico Hard Rock angelino. Little Caesar son muy buenos, y después de más de tres décadas de vida (intermitente, eso sí) disponen de una sólida discografía, que por cierto, vendían al completo en la zona de merchandising, algo que la verdad es que se agradece.
Quizá estarán mayores, pero es indiscutible que también en plena forma. Ron Young es un frontman imponente, de la vieja escuela, y la chulería del guitarrista Loren Molinare es impagable. Junto al batería Tom Morris forman el trío original de la banda. Acompañándoles, el guitarra Mark Tremalgia y el bajista Pharoah Barrett, ex miembro de esa olvidada bandaza llamada Four Horsemen.

Y el concierto fue parecido al de aquella ya lejana noche en Razzmatazz 3, donde los vimos en su anterior visita. Un pildorazo detrás de otro, como Piece of the action, Rock'n'Roll state of mind, Hard times, Ballad of Johnny, Vegas, Real Rock drive, o esas maravillosas versiones del Chain of fools, de Aretha Franklin, ya incluida en su primer disco, o un Mama tried que bordan y que a mí me pareció de lo mejor de la noche sin duda. Merle Haggard se puede sentir orgulloso, allí donde se encuentre.

Tener por aquí a un grupo del calibre de Little Caesar es un lujo para nosotros. Que vuelvan cuando quieran, y si quieren venir como Cruzados también serán bienvenidos, faltaría más.

Mr. Wolf

Más iinfo en la web del grupo
 

 

miércoles, 14 de septiembre de 2022

SARAH SHOOK & THE DISARMERS. LA TEXTIL. 11/09/22


Con esta mujer tenía una espina clavada que se había convertido ya en una estaca. Visitó Rocksound cuatro años atrás, en una noche que yo esperaba con muchas ganas, y finalmente, por cuestiones personales, me quedé sin concierto y además sin poder recuperar el dinero de la entrada. Una noche redonda. Esta vez, esperando que nada se torciera nuevamente, por fin tendria la oportunidad de desquitarme gracias a una nueva edición del Rootsound Fest, que siempre ofrece un cartel de categoría.
 
Sarah Shook forma parte de esta hornada de féminas que tan felices nos está haciendo a los aficionados a la música americana de raíces, junto a Nikki Lane, Margo Price, Jaime Wyatt o Whitney Rose. Todas ellas especiales en disco y (por lo menos las que he podido ver) brillantes en directo. Sarah tiene ya tres trabajos editados, todos ellos muy recomendables: Sidelong (17), Years (18) y Nightroamer, publicado este mismo año, y ahora que al fin he podido verla defendiendo su música sobre un escenario ya proclamo mi admiración total por ella.
El magistral Good as gold abrió el concierto, igual que abría su segundo disco, y cuando vi que uno de mis temas favoritos marcaba el inicio no podía más que esperar lo mejor para la noche. Y así fue, con esas gemas que Sarah interpreta con pasión, como Talkin to myselfFuck up, What it takes o Parting words. Tras esta última, y ya mediados treinta minutos de concierto, se dirigió por primera vez al público diciendo en castellano lo emocionados que estaban ella y su banda por estar aquí de nuevo. En ese momento soltó la guitarra (la única vez que lo haría) y atacó con Been lovin' you, convirtiendo esa bonita canción en un arrebato potente cantado con furia y actitud Punk. Momentazo. 
De ahí al final Sarah y su banda no bajaron el pistón y siguieron soltando esas perfectas canciones de sus tres obras, como esa maravillosa Dwight Yoakam, Over you, If it's poison o esa poderosa y psicodélica jam final.
 
¿Qué más puedo decir? Me encantó el concierto (no fui el único) y me quité un poco esa espina. Ahora espero poder repetir en más ocasiones. Seguro que sí.

Mr. Wolf

Más info en la web de Sarah Shook